La NASA quiere llegar al Sol y enviará su primera misión en 2018

La nave espacial estará preparada para hacer frente a las temperaturas extremas y a la fuerte radiación

por Europa Press /


 La NASA planea lanzar en verano de 2018 una misión que se aproximará al Sol más que ninguna otra antes. Solar Proble Plus está diseñada para llegar a 6 millones de kilómetros de la estrella.

Esta distancia es casi diez veces menor que la órbita de Mercurio.

Si todo va según lo planeado, será la primera vez en la hitoria que una sonda se acerque a la estrella (Europa Press).

Si todo va según lo planeado, será la primera vez en la hitoria que una sonda se acerque a la estrella  (Europa Press).

   "Esta será nuestra primera misión para volar al sol", dijo Eric Christian, científico de la NASA en el Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland. "No podemos llegar a la misma superficie del sol", pero la misión se acercará lo suficiente para responder a tres preguntas importantes, dijo.

   En primer lugar, la misión pretende revelar por qué la superficie del sol, llamada fotosfera, no es tan caliente como la atmósfera del sol, llamada corona. La superficie del sol está a sólo unos 5.500 grados Celsius. Pero la atmósfera por encima supera los 2 millones de grados, según la NASA.

   "Uno pensaría que cuanto más lejos se está de una fuente de calor, hace más frío", dijo Christian a Live Science. "Por qué la atmósfera es más caliente que la superficie es un gran rompecabezas."

   En segundo lugar, los científicos quieren saber cómo el viento solar obtiene su velocidad. "El sol expulsa una corriente de partículas cargadas en todas las direcciones a 1,5 millones de kilómetros por hora", dijo. "Pero no entendemos cómo eso se acelera."

   En tercer lugar, la misión puede determinar por qué el sol ocasionalmente emite partículas de alta energía - llamadas partículas energéticas solares - que son un peligro para los astronautas y las naves espaciales sin protección.

   Los investigadores han intentado descubrir estos misterios de la Tierra, pero "el problema es que estamos a 150 millones de kilómetros de distancia", dijo Christian. "La distancia hace que las cosas se ensucien de una manera que hace difícil decir lo que está pasando en el sol".

   Pero volar a 6 millones de kilómetros del Sol tiene sus desafíos. Para hacer frente a las temperaturas extremas, científicos de la NASA han diseñado un escudo de carbono de 11,4 centímetros de espesor, que está diseñado para soportar temperaturas fuera de la nave espacial de 1.370 grados Celsius, de acuerdo con el Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory, colaborador de la NASA en la misión Solar Probe Plus.

   Además, la sonda tendrá tubos de calor especiales llamados radiadores térmicos que irradiarán calor que impregna el escudo térmico al espacio abierto, "por lo que no va a los instrumentos, que son sensibles al calor", dijo Christian.

   Si estas protecciones funcionan como se espera, los instrumentos de la sonda permanecerán a temperatura ambiente, dijo Christian.

    El Solar Probe Plus también estará protegido de la radiación, que puede dañar los circuitos eléctricos de la sonda, especialmente su memoria, dijo.

   La nave espacial no estará tripulada, pero si se les da suficiente tiempo y dinero, los científicos de la NASA probablemente podrían desarrollar una nave espacial que podría llevar a un astronauta a menos de 6 millones de kilómetros del sol, dijo Christian. Sin embargo, el costo de una vida humana es grande, y eso es un riesgo que las misiones robóticas no llevan, señaló.

   Si todo va según lo planeado, la sonda solar será la más cercana que un objeto hecho por el hombre habrá estado del sol. Hasta ahora, el título corresponde a Helios 1 (lanzada en diciembre de 1974), que voló a 47 millones de kilómetros del sol, y Helios 2 (lanzada en abril de 1976), 3 millones de kilómetros más cerca del sol que Helios 1.