1. home
  2. /En la red

¡Insólita coincidencia! Dos gemelas dan a luz el mismo día y los bebés pesan y miden exactamente igual

A una de ellas le programaron la cesárea y la sorpresa fue mayúscula cuando la otra rompió aguas ese mismo día

1 Minuto de lectura
Dos mujeres embarazadas

Jill y Erin, dos gemelas idénticas, programaron quedarse embarazadas en fechas similares, pero no esperaban que su conexión llegaría tan lejos

© GTres

Suele decirse que los gemelos tienen fuertes conexiones y muchos saben lo que piensa el otro en cada momento, gesticulan igual, comienzan las frases a la vez o, incluso, se visten igual sin programarlo. Aunque no son pocos los que afirman que se trata de una creencia popular que muchas veces no se cumple, en el caso de estas gemelas norteamerianas la conexión va mucho más allá de lo que cabría imaginar.

Jill Justiniani y Erin Cheplak, ambas de 30 años, son gemelas, por lo que físicamente es imposible distinguirlas para la mayoría de sus conocidos. Cuentan además, que, de pequeñas, tenían su propio lenguaje y sus propios sonidos que solo ellas entendían. Por ello, a poca gente le sorprendió que decidieran quedarse embarazadas a la vez. Lo que nadie esperaba que las dos dieran a luz a sus respectivos hijos el mismo día con apenas unas horas de diferencia.

La curiosa historia comenzó cuando a Jill le programaron una cesárea en un hospital californiano para el 5 de mayo, pues su bebé estaba en posición de nalgas. La sorpresa llegó cuando su hermana Erin rompió aguas la misma mañana del 5 de mayo, aunque salía de cuentas el 15. “No estoy bromeando”, aseguró a su hermana y a su marido al llamarlos. “Bien, nos vemos en el hospital”, respondió Jill.

International Nurses Day Marked In China
Con el día de nacimiento no acabaron las coincidencias, pues ambos bebés pesaron y midieron exactamente lo mismo ©GettyImages

Así, Oliver, hijo de Erin, nacería apenas cinco horas antes que su primo Silas, hijo de Jill. Pero aquí no acabó la cosa, y es que ambos primos midieron y pesaron exactamente igual: 3,3 kilogramos y 50,8 centímetros.

Sus respectivos maridos no podían creerlo, aunque seguramente a Jill y Erin no les soprendió tanto después de tres décadas experimentando todo tipo de coincidencias. Como no podía ser de otra forma, las hermanas y sus recién nacidos compartieron habitación en sus primeros días de vida, aunque este fue solo el principio de todo lo que les queda por vivir juntos.