1. home
  2. /En la red

El filtro de moda que hará que no pares de reír… al verte llorando

Hace que parezca que, cuanto más te ríes, más triste estás, con lo que las carcajadas se convierten en un desconsolado llanto

2 Minutos de lectura
Mujer adulta sonríe con smartphone en la mano

El divertido filtro desata la risa de quien lo usa, haciéndo, a su vez, que aparezcamos más llorones y demacrados a medida que nuestras carcajadas aumentan

© GTres

Si eres usuario de TikTok, de Twitter o de Insatgram seguramente estos días te hayas topado con el filtro de moda. Se trata de un efecto que altera la cara para que parezca que estamos llorando, hinchados y tristes, y cuanto más nos reímos más dramática parece nuestra expresión, desatando aun más la risa de quien se ve en pantalla.

Son muchos los vídeos virales que circulan con este filtro en cualquier contexto: usarlo para gastar una divertida broma a alguien o para ponerlo a otros amigos estando de fiesta, de viaje o en el coche. Y siempre ocurre lo mismo, cuanto más se ríe uno al verse la cara, más triste y desencajado aparece.

El filtro, además, distorsiona la cara de tal forma que no solo parece que lloremos, sino que los labios y la nariz lucen hinchados y el tono de piel es más pálido. Con ello, muchos padres y madres, no tan familiarizados con el mundo de los filtros, se alarman, desatando la risa de sus hijos y de miles de usuarios cuando lo comparten en redes sociales.

“Pero, ¿por qué tienes esa cara de muerto?” o “Ve al médico, por Dios” son algunos de los comentarios que ha desatado el filtro entre quienes caen en la broma. Otros, por su parte, utilizan el filtro para situaciones de lo más cómicas, añadiendo comentarios como “su cara cuando le cortan la música” mientras una joven baila animadamente en una fiesta.

Cabe advertir que el popular filtro está solo disponible en Snapchat, por lo que si quieres usarlo en alguna de tus redes, deberás primero grabarlo en una cuenta de esta aplicación. Bajo el nombre “crying” encontrarás el efecto y, una vez te hayas grabado, podrás guardar el vídeo en tu dispositivo para, después, publicarlo en la red que desees.

La aplicación norteamericana Snapchat fue de las primeras en popularizar los filtros y efectos originales a través de sus vídeos y fotografías breves, cuya publicación desaparecía de las cuentas de sus usuarios a las 24 horas. Algunos de los filtros más recordados era el que modificaba nuestros rasgos para asimilarlos a los de un bebé, o el del perrito, que colocaba ocico y orejas a los usuarios y que causó sensación allá por 2016.

Después, otras aplicaciones como Instagram, Whatsapp o, incluso, Facebook incorporaron posibilidades similares y Snapchat fue perdiendo popularidad en Europa y Estados Unidos. Pero parece que la red social se mantiene imbatible entre los más jóvenes en cuanto a filtros originales que se hacen virales en unas horas, como prueba este efecto.