1. home
  2. /En la red

Un reportero ve, en plena conexión en directo, que un niño se está ahogando y sale corriendo para salvarlo

El periodista se encontraba en la playa para, precisamente, informar sobre el elevado número de ahogamientos que estaba habiendo en la zona

1 Minuto de lectura
Meteorólogo

Paul Burt soltó el micrófono y corrió al mar para sacar al niño, de unos 10 años

© Captura de pantalla de 7 News Perth

El reportero australiano Paul Burt estaba en una conexión en directo para el canal de noticias 7 news cuando, de repente, escuchó los gritos de varios bañistas. Se dio la vuelta y comprobó que un niño no lograba escapar de las fuertes olas de la zona y que se estaba ahogando, de modo que, sin pensárselo dos veces, soltó el micrófono y salió corriendo para ayudar.

Por suerte, es un experimentado nadador, como se puede ver en las imágenes (el cámara siguió grabando) y pudo sacar al menor con la ayuda de otras personas que se encontraban en la playa, en la ciudad de Gold Coast, en Queensland. El rescate, sin embargo, no fue precisamente sencillo, puesto que ya había anochecido y había escasa visibilidad y, además, había un fuerte oleaje.

Aun así, lograron sacar al niño. Una vez fuera, Burt cogió de nuevo el micro para informar a sus espectadores de lo que estaba ocurriendo. Les explicó que no solo estaba vivo, sino también consciente: “está hablando”, relataba con emoción. “La ambulancia está aquí, haciendo todo lo posible para mantenerlo con vida”.

Y así fue. Afortunadamente, el incidente se quedó en un gran susto que tanto el niño y su familia como el reportero no olvidarán nunca. El menor, de nacionalidad paquistaní, pasaba unos días de vacaciones en Australia junto a sus padres, por lo que es probable que desconociera el peligro de bañarse en esa zona y, más aún, hacerlo a última hora de la tarde, cuando ya había oscurecido.

Precisamente, Paul Burt estaba informando sobre el elevado número de incidentes que había habido en esa playa en fechas recientes cuando se percató de que algo estaba ocurriendo. Sin duda, un claro ejemplo que los televidentes australianos comprobaron en directo y que a buen seguro les sirve de advertencia. Cabe esperar que, a partir de ahora, residentes y turistas tomen más precaución cuando decidan darse allí un baño.