1. home
  2. /En la red

El reencuentro más emocionante 45 años después: un hombre recorre medio mundo para abrazar a su niñera

La mujer, que ahora es una anciana, lo cuidó de niño como si fuera su propio hijo

2 Minutos de lectura
Ha recorrido medio mundo para verla después de 45 años

Tras buscar a su antigua niñera durante meses, Juan dió con ella y viajó hasta Bolivia para abrazarla tras 45 años

© juanito.jonsson

Son 8.986,68 los kilómetros que separan Fuengirola (Málaga) y Yacuiba (Bolivia), y son los mismos que ha recorrido Juan Jonsson, apodado cariñosamente “Juanito”, para encontrar a la niñera que lo cuidó en su infancia. Ahora, Juan ha recopilado su trayecto y ha compartido la historia en TikTok, para deleite de miles de usuarios.

La historia de Juan es algo atípica. Nacido en Suecia, con tan solo seis meses se transladó con sus padres a Bolivia debido al trabajo de estos, que eran misioneros y viajaban a diferentes zonas del sur del país. Se instalaron en Yacuiba con Juanito, el hijo menor, mientras que los mayores permanecían en un internado. Y allí es cuando Ana, que entonces tenía 31 años, comenzó a cuidar de Juanito como si fuera un hijo propio, según ha contado él mismo al periódico argentino Clarín.

Pasó el tiempo y Juan, que ahora tiene 47 años, recaló en Fuengirola, donde es pastor de una iglesia. Hace unos meses decidió que era el momento de buscar a su antigua niñera, a la que no veía desde hacía más de 45 años.

Finalmente, logró dar con Ana, que ahora tiene 78 años, y cruzó el Atlántico para llegar hasta el portal de su casa. La anciana solo sabía que alguien iba a ir a visitarla y, aunque al principio no reconoció a ese hombre con rasgos nórdicos que llegaba cargado con una maleta, bastó con intercambiar algunas palabras para que Ana y Juanito se fundieran en un tierno abrazo.

La anciana no podía evitar emocionarse al ver fotografías de ambos juntos que él le llevó para recordar sus vivencias. Además, pasaron un agradable día comiendo juntos y paseando alegres, seguramente recordando cómo era Juan de pequeño.

“Cuando lo volví a ver no lo reconocí, pero en mi corazón lo tenía a él. Cuando él era un niño, yo estaba triste de haber perdido a mis hijos, entonces él y su familia llegaron como un regalo de Dios”, contaba Ana, emocionada.

La mujer, desafortunadamente, no pasa por una situación fácil. Perdió a su marido en un accidente laboral y a un hijo, y Juan se ha comprometido a ayudarla ahora que por fin sabe dónde se encuentra. El amor y el cariño desinteresados que se brindaron uno a otro sigue intacto después de tantos años y, por eso, Juan reconoce que lleva a Ana “siempre en su corazón”.