1. home
  2. /En la red

Una dependienta aprende lengua de signos para hablar con un niño sordo y se emociona al reencontrarse con él

Tras haber logrado comunicarse con su pequeño cliente, la trasladaron de tienda, por lo que no esperaba volverlo a ver

3 Minutos de lectura
Niño con sordera

El niño se quedó mirando a la dependienta bastante rato para intentar averiguar si le estaba hablando o no, ya que con la mascarilla no podía saberlo ni, por tanto, leerle los labios

© GettyImages

Es difícil comprender la confusión o el aislamiento que, a veces, pueden sentir las personas sordas para quienes no tienen problemas auditivos. Por eso, el gesto de empatía de esta joven dependienta hacia un niño sordo ha conmovido estos días a cientos de usuarios de las redes.

Niño con sordera
La empleada de la tienda de golosinas ha aprendido algunas frases en lengua de signos para poder comunicarse con él ©GettyImages

Belén, dependienta de una tienda de gominolas, cuenta en su propia cuenta de TikTok cómo, entre sus clientes, suele haber mayoritariamente niños que salen o entran al colegio, y que van a comprar chucherías acompañados de sus padres u otros amigos.

Cuando empezó a trabajar, le advirtieron que en esa tienda había muchos pequeños hurtos, así que ella debía estar atenta a sus pequeños clientes. Uno de ellos le llamó la atención, pues la miraba más de lo normal, así que Belén pensó que buscaba el momento en que estuviera distraída para llevarse algunas golosinas gratis con sus amigos.

Nada más lejos de la realidad, el niño era sordo, llevaba un aparato en su oreja que lo indicaba, y la miraba para saber si la dependienta, con la mascarilla puesta, le hablaba o no.

@santobelen_

Responder a @jonamoreg HA VENIDOOOO

♬ sonido original - Belu

Así que cuando el niño se iba, Belén le dio las gracias en lengua de signos y él respondió “de nada” con mucha emoción, cuenta la joven. Al ver su entusiasmo, decidió aprendier algunas oraciones cortas en lengua de signos para decirle a su nuevo amigo cada vez que aparecía por la tienda.

“Hola, ¿qué tal?”, “Hola, buenas tardes”, le saludaba ella cada día. El niño, sorprendido, le respondía y llegó a prengutarle si ella también era sorda, por lo que Belén se preparó una respuesta para el día siguiente: “Yo no soy sorda, yo soy oyente” y, finalmente, “Yo no sé signar, pero aprender quiero por ti”, contaba la joven con visible orgullo.

De esto han pasado ya unos días y Belén dice que ya no ve tanto a su amigo, por el que siente una gran simpatía, porque la han cambiado de tienda, pero su gesto no ha pasado desapercibido en TikTok, donde su vídeo se acerca al millón de likes en apenas unos días, y en Twitter, donde reúne 2,7 millones de visualizaciones.

Muchos usuarios alababan su gesto: “chapó por esta chica, se le ve muy buena persona con esa dosis de empatía”, “esta chavala restaura - un poco - la esperanza en el ser humano” o “mis padres son sordos también y poca gente entiende la lengua de signos”. A lo que Belén respondía que siempre le había interesado mucho aprender a signar, y ese fue “el empujón” que necesitaba para aprender algo más.

Un reencuentro de lo más emotivo

Después de que la historia de Belén se hiciera viral, ¡su pequeño cliente fue a visitarla a su nueva tienda! Todo un gesto de gratitud que causó gran emoción en la dependienta. “Estaba yo cobrando tranquilamente y lo veo al final de la cola”, ha relatado a sus seguidores para mantenerlos al día de tan tierna amistad. “Me ha hecho un montón de ilusión”.

Lengua de signos
Se calcula que en España unas 100.000 personas son usuarias de la lengua de signos ©GettyImages

El reencuentro ha sido de lo más especial: “Me ha dado un abrazo, y luego otro, y otro más. Nos hemos seguido en Instagram, en TikTok, le he dado mi número, todo”. No es para menos que el niño y su madre hayan ido a visitarla, puesto que son pocas las personas que se interesan por la lengua de signos si no tienen algún caso de sordera en su entorno.

Sin embargo, cabe tener en cuenta que, en España, hay algo más de un millón de personas sordas o con alguna discapacidad auditiva, lo que representa el 2,3% del total de la población.

Aunque las estadísticas no son fiables, se calcula que 100.000 de estas personas son usuarios signantes e, incluso, para un 25% de ellos esta es su segunda lengua. Por lo que gestos solidarios, empáticos e inclusivos como los de Belén pueden facilitar el día a día de más personas de las que creemos.