1. home
  2. /En la red

Entrevistamos a La Chica Bona, la ‘tiktoker’ del ‘buen rollo’ que superó una depresión gracias a las redes

Mercè Bona arriesgó mucho dejando su trabajo y unos meses después se proclamó ganadora en los Premios TikTok 2021

5 Minutos de lectura
Mercè Bona

Cuando Mercè Bona decidió, en enero de 2021, dejar su trabajo de siempre para dedicarse plenamente a las redes y confiesa que es ‘lo mejor’ que ha hecho

© Imagen cedida por La Chica Bona

Detrás de La Chica Bona está Mercè Bona, una madre de dos hijos que atravesó una depresión postparto de la que se empezó a recuperar cuando descubrió TikTok. Tanto le atrajo esa red social, que no solo se creó una cuenta, sino que acabó dejando su trabajo para dedicarse al cien por cien a ella. En una entrevista a Tu Otro Diario, nos cuenta que su marido la apoyó desde el primer momento, pero que a su madre (que hoy es una gran fan) le costó un poco más entenderla. Ganadora de los Premios TikTok 2021 en la categoría de Buen Rollo, Mercè nos detalla cómo fueron sus inicios y cómo es su día a día como influencer.

Mercè Bona
Fue su marido quien tuvo la idea de llamar ‘La Chica Bona’ a la cuenta de Mercè ©Imagen cedida por La Chica Bona

- ¿Cómo empezaste en TikTok?

Me enteré de la existencia de la app por casualidad (ni siquiera me había enterado de la existencia de musicaly) mientras navegaba por Instagram. Me llamó la atención un vídeo que era distinto a lo que estábamos acostumbrados, tenía algo que me enganchó, a los pocos días me salió otro vídeo con esa misma esencia, ese “qué sé yo” que solo tenían esos vídeos. Y entonces me fijé en la marca de agua y decidí descargarme la aplicación de TikTok…

Empecé a consumir contenido como nunca antes con ninguna otra red social, tenía algo muy especial que me enganchaba a la vez de que me sentía muy identificada, así que dos semanas después me decidí por subir mi primer vídeo y lo hice en una cuenta “pública”. Casi por intuición, sentí que lo que iba a hacer igual le iba a gustar a alguien más que a mí… no sé explicarlo, y así fue como el 30 de agosto del 2019 subí mi primer tiktok y desde entonces hasta hoy… Podría contar con los dedos de las manos los días que no he subido vídeo a la app.

- ¿Cómo y cuándo te decidiste a dejar tu trabajo para dedicarte plenamente a tus redes sociales?

En enero del 2021, un año y medio después de hacer videos única y exclusivamente por pasión, empecé a tener retorno. Fue cuando mi cuenta empezó a despegar a nivel de audiencia y primero fue gracias al fondo de creadores que abrió el propio TikTok, y al muy poco empecé a recibir interés desde las marcas, lo que empezó a darme un flujo de dinero bastante constante. Pasaron los meses y me di cuenta que no se sostenía, estaba teniendo éxito en las redes y tenía que ser valiente, o lo tomas o lo dejas.

“Estaba teniendo éxito en las redes y tenía que ser valiente, o lo tomas o lo dejas”

Obviamente las redes, cuando te funcionan, dan mucho trabajo y eso es imposible de combinar con un trabajo clásico y aún más difícil si le sumas la maternidad… Empecé poco a poco, eso sí; primero hice una reducción de jornada a ver qué tal… pero pasaban las semanas y era insostenible, así que aposté por esta oportunidad y me tiré a la piscina… y lo mejor que he hecho.

- ¿Qué te dijeron tu marido y tu familia sobre aquella decisión?

Me han apoyado siempre. Mi marido, de hecho, fue quien me dijo que tenía que cambiarme el nombre, porque yo empecé llamando la cuenta con mi nombre real, Mercè Bona, y cuando empecé a crecer en seguidores, pero muy al principio, cuando tenía 1000 o 2000 seguidores, me dijo “tienes que ponerte un nombre artístico”. Y yo… digo “pues no sé cuál” y él me dijo “ponte algo como la chica bona o así” y, mira, no le di más vueltas porque es que me encantó cómo sonaba lo de ‘la chica bona’.

“Los ‘photocall’ todavía me remueven muchísimas emociones, no me acostumbro, me ilusiona todo esto, me pongo nerviosa, me abrumo”

Mi madre tardó un poco más en entender lo que estaba pasando porque es que ella no sabía ni siquiera ni lo que hacía… hasta que se descargó TikTok y ahora es fan jajaja. Imagina lo que es para ella poder escuchar las anécdotas de sus propios nietos...

- ¿Es más fácil conciliar ahora que eres tu propia jefa o tienes más obligaciones que antes?

Ahora, definitivamente. Y no es que tenga menos obligaciones que antes, es todo al contrario. Lo que pasa que la obligación de cumplir un horario es la que ya no tengo, eso significa que me puedo adaptar a ellos, les llevo al cole, los recojo y, si se ponen malitos, puedo encargarme yo sin depender de terceros, es maravilloso. Eso no quita que he dejado un trabajo de 9 a 17h para dedicarme 24/7 a esto.

Premios TikTok
Mercè estaba feliz solo con ser finalista, pero el pasado mes de diciembre se alzó como ganadora de los Premios TikTok 2021 en la categoría ‘Buen Rollo’ ©Imagen cedida por La Chica Bona

- Comentas en tus vídeos muchas anécdotas de tus hijos: ¿tantas tenéis o a veces tienes que echarle un poco de imaginación para alimentar tu perfil?

Todas mis anécdotas están basadas en hechos reales, todas, jajaja. Literalmente tengo una lista de anécdotas que no me ha dado tiempo a contar que ocupa varias paginas… Dos niños pequeños dan para mucho, y obviamente el que yo tenga tanto que contar tiene que ver con mi forma de mirarles, y es que a todo le saco el chiste. Pero no es que me pase solo con la maternidad, me pasa con todo en la vida. Soy una persona que a todo le encuentro la gracia, así que imagina con dos hijos, con las que te lían en un segundo y a diario… Podría escribir un libro.

- Has comentado en alguna ocasión que TikTok te ayudó a superar una depresión postparto. ¿Cómo lo hizo?

Creo que encontrar algo que te apasione, te entretenga, te llene y además te motive irremediablemente te saca de la tristeza. Eso hizo TikTok conmigo. De repente me levantaba con una ilusión enorme por crear un nuevo vídeo.

- No se encuentran comentarios negativos en tus publicaciones de TikTok? ¿Cómo lo consigues? ¿Siempre ha sido asi?

Al principio fue todo lo contrario. Siempre explico lo mal que me recibió la comunidad en su día, y es que empecé en la aplicación cuando literalmente nadie mayor de 25 parecía que la conociera siquiera… y, claro, de “señora váyase de aquí, qué vergüenza a su edad” a “que le quiten el wifi”, pasando por “ok boomer” a cualquier cosa que dijera jajajaja. Ahora efectivamente no tengo comentarios negativos o, si los tengo, no soy capaz de verlos de tanto amor que recibo de la comunidad que se ha creado. Me siento muy orgullosa de la comunidad que tenemos en mi cuenta. Considero que es una de las más sanas de toda la aplicación.

¿El truco? No hacer nada de caso a los haters, no responder, mucho menos responder con vídeos. Eso alimenta más hate. El truco es seguir haciendo aquello que estabas haciendo sin hacer daño a nadie.

- Con el éxito que has alcanzado, no es raro verte en diferentes eventos: ¿qué sentiste en tu primer photocall o la primera vez que un seguidor te reconoció por la calle?

La primera vez que me pidieron una foto pensé que lo que querían era que les hiciera una foto yo. Vaya, lo típico de alguien que te para para pedirte que le hagas una foto con su amiga o así, y yo “claro”… Le cogí el móvil y me dispuse a hacerles una foto cuando, de repente, me aclaró que no, que lo que quería era hacerse una foto conmigo jajaja. Me quedé muerta, nunca me olvidaré.

Y con el tema eventos y photocall, pues todavía me remueve muchísimas emociones, no me acostumbro, me ilusiona todo esto, me pongo nerviosa, me abrumo… No sé, para mi sigue siendo algo muy nuevo, pero me encanta, aunque a veces no sepa qué tengo que hacer jaja.

- El pasado mes de diciembre, te alzaste con el Premio No lo Sabes todo de TikTok en la categoría de Buen Rollo. ¿Qué supuso para ti?

Aunque es cierto lo que dije que para mí ganar fue ser nominada a esos premios, es que de verdad que ya para mi era más que suficiente y fui a la gala sin ninguna ambición por ganar, estaba pletórica: ¡¡había sido nominada como una de las tiktokers con más buen rollo de España!! Perdona, ¿qué? Ganarlo ya fue pues el más allá de los allases. Y es que recibir algo físico que representa el reconocimiento del trabajo que se hace cada día es muy bonito, todavía hoy cuando veo el premio me emociono.