1. home
  2. /En la red

Así de feliz abraza Morgan, de 2 años, a su hermana pequeña tras ser operado de cáncer

La niña, un año menor que él, también ríe de manera entrañable al verlo tras la compleja intervención quirúrgica a la que había sido sometido

2 Minutos de lectura
Diagnosticado con cáncer a los dos años

A Morgan le detectaron un tumor en el abdomen y, durante el tiempo que estuvo ingresado en el hospital, estuvo separado de su hermana, por lo que su madre organizó un tierno encuentro entre ambos

© morgan_noahs_ark

Morgan Ridler es un niño británico de tan solo dos años, pero ya ha pasado por uno de los trances más duros de su vida. Acaba de ser operado de un raro tipo de cáncer, por lo que estuvo alejado durante unos días de la mayor parte de su familia (acompañado en todo momento, eso sí, por uno de sus progenitores). Una vez ya recuperado de la intervención quirúrgica, su madre, Natalie, se encargó de organizar un encuentro de lo más especial para su hijo.

Llevó a su hija pequeña, Rhiannon, de un año, al hospital para que los dos hermanos pudieran verse y el reencuentro no pudo ser mejor. Morgan salió corriendo a abrazar a la niña, que estaba en el carrichoche, pero no lograba abrazarla como él deseaba, así que rodea el carrito para conseguirlo por el otro lado.

Ahí es cuando por fin es capaz de abrazarla y de darle un beso, a lo que Rhiannon, que aún es una bebé, responde con una entrañable risa. Los dos, encantados de volver a verse y la madre, feliz de contemplar un momento único como ese después de todo el sufrimiento vivido.

Natalie, que es fisioterapeuta en la ciudad de Swansea, en Gales del Sur, notó que algo no iba bien con Morgan hace ahora casi un año, en abril de 2021. No fue, sin embargo, hasta octubre cuando le hicieron las pruebas pertinentes.

El diagnóstico fue demoledor: tenía un tumor de 13 centímetros en la glándula suprarrenal. Se trataba de un carcinoma adrenocortical, una forma de cáncer poco frecuente. Tanto es así que sus padres creen que es el único niño de todo Reino Unido que lo padece. El tumor, le producía, además, cortisol y testosterona, que era la razón del cambio de aspecto del pequeño.

Afortunadamente, la operación, que era muy compleja, salió bien (habían advertido de la posibilidad de que perdiera la vida en ella). Morgan, a pesar de los momentos de angustia que ha vivido su familia tras recibir el diagnóstico, no ha parado de sonreír en ningún momento. Eso sí, si hay algo que de verdad le ha hecho feliz en este tiempo ha sido precisamente el reencuentro con su hermana Rhiannon.