1. home
  2. /En la red

Cielos naranjas, lluvia de arena y paisajes marcianos, la calima se adueña de España

Más de la mitad de la Península ha amanecido cubierta de un manto de barro

1 minuto de lectura

Paseo marítimo de Alicante, en un día normal (izquierda) y ayer con calima (derecha)

© @climatologia_ua

Si ayer teníamos la mirada puesta en el horizonte contemplando la luz anaranjada que se adueñaba del cielo, hoy la vista se ha posado sobre el suelo, completamente cubierto de polvo. Y es que la calima, o lo que es lo mismo, el polvo en suspensión llegado del Sáhara hasta la Península, ha cubierto gran parte de España de un manto de barro.

Las calles, los coches, los tejados, las ventanas, han amanecido con una capa de polvo de un color marrón rojizo tras una auténtica tormenta de arena, dibujando así un escenario completamente apocalíptico, más digno de Marte que del planeta tierra.

Este fenómeno catalogado de excepcional por los expertos meteorólogos ha llegado a la vez que la borrasca Celia que además de provocar numerosos chubascos ha provocado fuertes vientos que ha ayudado a que este polvo en suspensión se extendiera rápidamente por casi todo el país.

Las partículas de polvo son tan pequeñas que llegan a ser invisibles para el ojo humano, pero cuando existe tal acumulación acaban tiñendo el paisaje de naranja y reduciendo la visibilidad. Pero, ¿es peligroso? como es lógico, esta acumulación de polvo empeora la calidad del aire y puede generar problemas respiratorios leves, tales como irritación de mucosas, tos seca, obstrucción nasal, picor en los ojos o sequedad del tracto respiratorio superior.

tags: