1. home
  2. /En la red

La nueva ilusión óptica que trae de cabeza a miles de personas en las redes: ¿tú qué animal ves?

Un gato o un alce, pero la auténtica cuestión es que no podrás dejar de observar la imagen

2 Minutos de lectura
¿Ves un gato o un alce?

¿Un gato o un alce? La ilusión óptica que trae de cabeza a las redes sociales

© @tlhicks713

¿Recuerdas la ya mítica imagen que se viralizó hace unos años de un vestido que unos veían dorado y otros azul? Pues una nueva ilusión óptica trae de cabeza a miles de usuarios en las redes sociales, si bien esta vez es muy diferente. Se trata de un conjunto de líneas blancas y negras que se curvan de un lado a otro y, entre ellas, se vislumbra la forma de un animal, pero… ¿qué animal?

Ese es precisamente el quid de la cuestión: donde unos visualizan con total claridad un gato, otros ven un alce. ¿A qué se debe? Pues en la laterización de la función cerebral, es decir, los individuos en los que tenga más peso el hemisferio izquierdo verán un animal y aquellos en los que pese más el hemisferio derecho, el otro (no se especifica qué forma ve cada uno).

En ambos casos, cuando quien está observando la imagen se acerca más a ella, la forma que creía percibir con nitidez se desvanece. Pero hay un tercer caso… el de quienes no ven absolutamente nada, ni un gato ni un alce. ¿Te encuentras entre ellos? Una tuitera a la que le ocurre esto y cuyo usuario es Be Jilly comenta con humor que debe de “tener roto el cerebro”…

Nada más lejos de la realidad. Aunque no hay una explicación precisa al respecto, lo más plausible es lo más simple: puede que no se haya alejado lo suficiente de la imagen para poder ver una u otra forma.

También hay quien no se cree que se pueda observar un alce, teniendo en cuenta que casi todos los usuarios de las redes sociales que comentan la ilusión óptica aseguran que ven el gato. Sea como fuere, seguro que no podrás dejar de probar varias veces ver los dos animales...

¿Por qué se produce una ilusión óptica?

Las ilusiones ópticas son producto de una confusión del cerebro, que solo puede centrarse en un único objeto. Por eso, cuando se presentan dos formas en una sola imagen, como ocurre con el gato y el alce de los que hablamos, tiene lugar un desorden en el cerebro.

En esos casos, solo es capaz de reconocer una de las formas, pasando la otra así completamente desapercibida. En ocasiones, sin embargo, si el individuo fija su atención en otro punto de la imagen, puede llegar a percibir la forma que antes no veía.