1. home
  2. /En la red

La dura travesía de un niño de 11 años huyendo de la guerra: 1.200 kilómetros en solitario y con un teléfono escrito en la mano

Su madre, Júlia Volodymyrivná, se vio obligada a dejarlo en un tren rumbo a Eslovaquia para salvarle la vida

1 Minuto de lectura
Ucrania

Un niño ucraniano de 11 años, de la localidad de Zaporiyiaen ha recorrido 1.200 kilçometros solo hasta reunirse con unos familiares en Bratislava

© Polícia Slovenskej republiky

Los conflictos bélicos siempre traen consigo dolor, miseria, sufrimiento e infinitas lágrimas. En muchas ocasiones supone despedirte de tus seres queridos sin saber si volverás a verlos y esto mismo es lo que le ha pasado a un niño ucraniano de tan solo 11 años, quien tuvo que emprender en solitario una travesía de 1.200 kilómetros para ponerse a salvo de las bombas. Natural de Zaporiyia, una de las localidades atacadas en en Ucrania central, su madre, Júlia Volodymyrivná, tuvo que ponerlo en un tren con rumbo a la frontera eslovaca, para salvar su vida, mientras que ella tuvo que quedarse bajo el asedio cuidando de la abuela del pequeño, completamente inmovil debido a la edad.

Con solo una bolsa de plástico, pasaporte y un número de teléfono escrito en su mano, el niño llegó completamente solo hasta la frontera, tal y como han relatado las autoridades eslovacas, que se encargaron de poner a salvo al pequeño y localizar a sus familiares, residentes en la localidad de Bratislava. “Se ganó a todos con su sonrisa, valentía y determinación, algo que corresponde a un verdadero héroe”, señalan los policías aduaneros que se encargaron de recibirle y de avisar a su madre, de que el pequeño había llegado sano y salvo.

“Estoy muy agradecida de que salvaran la vida de mi hijo”, dijo Volodymyrivná en un vídeo publicado por la policía eslovaca antes de romper a llorar para pedir a quien esté al otro lado de la pantalla que se ocupe de los niños ucranianos. “Protejan, por favor, a nuestros niños y denles un lugar seguro”, pidió Volodymyrivná, a quien se le rompió el corazón tras tener que dejar solo a su niño.

Desgraciadamente, historias como la de este pequeño se repiten cada día, según las cifras aportadas por UNICEF, más de 1,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse por el conflicto (en concreto, 1.735.000 refugiados). De ellos, al menos 850.000 son menores que han tenido que abandonar sus hogares y despedirse de sus vidas tal y como la habían conocido hasta ahora.