1. home
  2. /En la red

Galicia se moviliza para buscar a Yoko y Xera, los dos perros que ayudan a Marco, de 8 años, con su terapia

La familia del niño, que sufre una enfermedad rara desde que nació, ofrece una recompensa a quien encuentre a estos animales que tanto necesita

2 Minutos de lectura
Perros perdidos

Desaparecieron sin dejar rastro y nadie los ha visto desde entonces, algo que extraña a la familia

© Charo Lema

Yoko y Xera son más que un par de perros para su dueño de ocho años. Estos animales de compañía forman parte de la terapia con la que hace frente a la enfermedad rara que padece: con ellos su día a día es más sencillo. O, mejor dicho, era: los canes han desaparecido sin dejar rastro y su familia ha organizado todo un dispositivo de búsqueda para dar con ellos.

Tal y como informa La Voz de Galicia, Marco tiene ocho años y desde que nació convive con una enfermedad rara que le afecta a su metabolismo: no puede ingerir proteínas porque su organismo no las procesa. Esto le obliga a seguir una estricta dieta y a extremar las precauciones fuera de casa: contraer un virus, en su caso, puede ser muy perjudicial.

Actividad en el confinamiento

Con la irrupción de la pandemia, Marco tuvo que permanecer confinado desde el primer momento y para evitar cualquier potencial peligro, una profesora le impartía clases en su propia casa para seguir adelante con su formación. Este encierro provocó la disminución de toda actividad: para contrarrestarlo, los médicos aconsejaron a su familia contar con alguna mascota que le mantuviera ocupado.

Perros perdidos
Yoko tiene algo más de un año mientras que Xera tiene unos cinco meses ©Charo Lema

Así fue como, hace poco más de un año, llegaron Yoko y su hermana Neka: dos ejemplares de la raza Beagle. Por desgracia, la perrita se subió al tejado de la casa y sufrió una caída en la que perdió la vida. Cuando la familia que les facilitó los perros se enteró de lo sucedido, Marco recibió otro regalo: Xera, que actualmente tiene cinco meses.

Red de búsqueda

Ambos animales se habían convertido en parte de su terapia hasta su desaparición: la semana pasada se esfumaron sin dejar rastro y nadie los ha visto, algo que extraña a la familia. Todo apunta a que pudieron salir aprovechando una puerta abierta por despiste. Los padres de Marco han puesto en marcha un amplio dispositivo de búsqueda para dar con los animales e, incluso, ofrecen una recompensa para quien los traiga de vuelta.

Al movimiento de las redes sociales se han unido particulares, concellos, protectoras, veterinarios, Protección Civil y varios clubes deportivos: los perros tienen el pelo de tres colores (marrón en la cabeza, negro en la espalda y blanco en el pecho), tienen buen carácter y responden a sus nombres.