1. home
  2. /En la red

La emoción de Begoña al ver a su bebé un mes después del parto por culpa del Covid

Poco después de dar a luz tuvo que ser trasladada a la UCI, donde estuvo al borde de la muerte por complicaciones derivadas del virus

2 Minutos de lectura
En el momento en el que ve por primera vez a su bebé

Begoña temblaba literalmente cuando le llevaron a su bebé un mes después de haberlo dado a luz

© Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Begoña García es una joven madre de 28 años de la Línea de la Concepción (Cádiz) que vio cómo se convertía en traumático el que debería haber sido el día más feliz de su vida. Aún estaba de ocho meses, pero tuvieron que provocarle el parto dos días después de ingresar en el hospital, el 7 de diciembre. Tenía Covid y su estado empeoraba tanto que corrían un grave riesgo tanto ella como el bebé. Afortunadamente, el pequeño nació en muy buen estado y dio negativo en coronavirus, pero ella corrió peor suerte.

El niño pesaba casi 2,5 kilos y medía 55 cm, medidas que muchos pequeños nacidos de partos a término comparten, por lo que solo fue necesario mantenerlo unas horas en la incubadora. Begoña, sin embargo, tuvo que ser trasladada de urgencia a la UCI del Hospital La Línea. Ni siquiera pudo ver a su niño tras dar a luz. La sedaron y la intubaron durante varias semanas y el pronóstico no podía ser peor: “Le dijeron a mi familia que no contaran conmigo, que vinieran a recoger mis cosas porque no salía”, relata en unas declaraciones a ABC.

Los pulmones y los riñones le habían dejado de funcionar, pero afortunadamente los médicos lograron salvarla. El 31 de diciembre pudieron derivarla de la zona de la UCI en la que están ls enfermos Covid más graves a la convencional. Seguía sedada, pero su pronóstico ya era más favorable. Tras despertar, los sanitarios hicieron todo lo posible para que pudiera conocer a su hijo: el momento más esperado se produjo el 7 de enero y ella estaba tan nerviosa que le temblaba, literalmente, todo el cuerpo.

Le daba miedo que, a causa de los temblores, se le cayera el bebé, por eso no quería cogerlo. Los enfermeros le dieron el ánimo suficiente y la ayudaron a que lo cogiera, mientras Begoña no podía dejar de llorar de la emoción. Aunque ya estaba mucho mejor de las dificultades derivadas del coronavirus, aún tuvo que permanecer más de una semana en el hospital porque había cogido una bacteria. De aquello también se recuperó y le dieron el alta el 16 de enero, justo el día que salía de cuentas.

Desde entonces, Begoña ya no se ha vuelto a separar de su bebé, al que ha llamado José Manuel. Los dos están en casa y, aunque ella aún tiene que coger fuerzas, se encuentra bien y, sobre todo, feliz por poder coger, ya sin dificultades y sin miedos, a su pequeño.