1. home
  2. /En la red

¿Casualidad? Juega a la lotería con los números de una galleta de la suerte y… ¡gana más de 3 millones!

El acertante no cree en estas supersticiones, pero apostó a esos números ‘por probar’ y le ha tocado un bote histórico

2 Minutos de lectura
Botella de champán

Gabriel Fierro y su mujer pensaban que era una estafa cuando les llegó el email en el que les comunicaban que habían ganado 3,5 millones y, cuando comprobaron que era cierto, comenzaron a gritar y lo celebraron con champán

© GettyImages

Las galletas de la suerte han cumplido con creces su función con el protagonista de esta historia, Gabriel Fierro, un hombre de Carolina del Norte (Estados Unidos) que no cree en absoluto en ellas, pero que un buen día decidió seguir sus indicaciones. Así, más como un juego que como convicción o superstición, decidió probar con los números que le habían salido al abrir uno de estos snacks y… ¡voilà! ¡Gana la lotería!

Y no, no es pecata minuta lo que le ha tocado, ya que se ha llevado el premio más importante del sorteo, el popular Mega Millions, con un bote que ascendía a 4 millones de dólares (3,55 millones de euros). Sin duda, un regalo grandioso de la diosa Fortuna, en la que muchos creerán a partir de ahora...

Fierro compró su boleto de 3 dólares (2,66 euros) por Internet y pagó un dólar (0,89 euros) más para adquirir la opción Megaplier, con la que podría multiplicar cualquier ganancia. Logró cinco aciertos, que equivaldrían a un millón de dólares (899.000 euros), pero al tener el Megaplier, el premio ascendió automáticamente a 4 millones: la mayor retribución económica de la historia del juego en línea del estado.

A la mañana siguiente a la celebración del sorteo, “recibí un correo y lo leí estupefacto”, detalla el afortunado ganador en la revista People. “Se lo enseñé a mi mujer y ella pensó que se trataba de una broma o de una estafa” hasta que pudieron comprobar que efectivamente habían ganado el bote millonario: “Empezamos a correr por la casa, gritando como locos”, comenta con gran emoción.

Gabriel Fierro, que es veterano de la guerra de Irak, tiene claro qué es lo que va a hacer con el dinero: invertirá gran parte para asegurarse ingresos a largo plazo, pero también destinará una buena cantidad a disfrutar de la vida y a celebrar lo afortunados que son: “Compraremos champán de camino a casa”, dijo a la prensa a la salida de la administración de lotería. Seguro que, a partir de ahora, Gabriel y su mujer creen a pies juntillas en las galletas de la suerte.