1. home
  2. /En la red

‘Te veré pronto’: así acaba la carta de un soldado a su madre entregada 76 años después

Casi ocho décadas después de su envío, la carta llegó a su destinatario gracias a una empresa de mensajería

1 Minuto de lectura
Honresfield Library collection saved for the nation

La carta fue escrita por el sargento John Gonsalves, un soldado de 22 años destinado en Alemania

© GettyImages

Fue en diciembre de 1945, tres meses después del final de la segunda Guerra Mundial, cuando el soldado estadounidense John Gonsalves, de 22 años, asentado en Alemania envió una carta a su madre con destino Pensilvania, en ella le contaba que no le gustaba mucho la gastronomía alemana, pero que gozaba de buena salud, lo que no sabía este soldado es que la carta no llegaría hasta ocho décadas después.

Cerrada e intacta, la misiva ha permanecido durante tres cuartos de siglo en una instalación de distribución del Servicio Postal de los Estados Unidos en Pittsburgh hasta que fue descubierta por uno de sus empleados, quien decidió empezar una investigación para dar con la familia de esta soldado. Desgraciadamente, Gonsalves, había fallecido hace 7 años y su madre también, aunque afortunadamente se pudo dar con el paradero de su viuda, Angelina, a quien el soldado había conocido cinco años después de aquel envío.

A bubble on Nato's eastern flank
Cerrada e intacta ha permanecido la carta durante tres cuartos de siglos en una instalación de distribución del Servicio Postal de Pittsburgh ©GettyImages

“Me encanta. Me encanta. Cuando pienso que son todas sus palabras, no puedo creerlo”, dijo Angelina a la CBS después de abrir la carta el pasado 9 de diciembre. “Es maravilloso. Y me hace sentir que está aquí conmigo”. Y es que cuando la mujer abrió el sobre se encontró una carta que decía: “Querida mamá. Recibí otra carta tuya hoy y me alegró saber que todo está bien. En cuanto a mí, estoy bien y me llevo bien. Pero en cuanto a la comida, la mayor parte del tiempo es bastante mala”. Después, el sargento firmó la carta con un: “Amor y besos, tu hijo Johnny. Te veré pronto, espero”.

Tras recibir esta sorpresa, la familia Gonsalves agradeció de corazón a la empresa todo lo que habían hecho, pero, sobre todo, por traer, aunque fuesen cinco minutos y en papel, a John a sus vidas.