1. home
  2. /En la red

Rodrigo, el niño de 4 años que vende piruletas en Sevilla para ayudar a su amigo enfermo

Disfrazado de elfo, recorre su vecindario con el objetivo de recaudar dinero para Andrés, que padece una enfermedad rara y necesita terapias muy costosas

2 Minutos de lectura
Elfo

Rodrigo, de 4 años, vende piruletas para ayudar a su amigo Andrés, cuyas terapias no cubre la Seguridad Social

© Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Rodrigo apenas tiene cuatro años, pero ha conseguido dar toda una lección de solidaridad. Uno de sus amigos sufre una enfermedad rara cuyo tratamiento necesita una serie de complementos adicionales e imprescindibles… que tienen un coste elevado. Con el fin de ayudar, al pequeño se le ha ocurrido recurrir a la magia de los elfos. Y ha funcionado.

Niño disfrazado de elfo
Con lo recaudado hasta el momento han conseguido cubrir las terapias de los dos próximos meses ©Captura de pantalla de Informativos Telecinco

Rodrigo vive en Gerena, una localidad sevillana. Andrés, su amigo, es más mayor que él (tiene nueve años), es de Chirivel (Almería) aunque vive Sevilla… y padece una enfermedad mitocondrial incluida dentro del grupo de las afecciones raras, tal y como informa El Diario. Este trastorno provoca un defecto en la producción de energía en las células del organismo y éste no tiene la fuerza necesaria para hacer que los órganos y sistemas se desarrollen y funcionen correctamente.

La Seguridad Social cubre parte del tratamiento, pero Andrés necesita una alimentación concreta, así como terapias semanales para que tanto su mente como su cuerpo estén en forma. Un tratamiento caro: solo cada una de estas sesiones tiene un coste de sesenta euros. Consciente de ello, Rodrigo ha decidido transformarse en un elfo mágico para poder echar una mano a su amigo.

Dos meses cubiertos

Ataviado con sus mejores galas élficas, el pequeño ha recorrido las calles de Gerena vendiendo piruletas a un euro: por poco que sea, cada aportación es vida para Andrés. Su particular campaña comenzó en Nochebuena y la mayoría de los vecinos de Rodrigo han colaborado con la causa: tanto es así que, cuatro días después tuvieron que reponer el stock de dulces e, incluso, hacer frente a pedidos que han llegado de otros lugares de España.

Con lo recaudado hasta el momento vendiendo piruletas y con los envíos que han recibido a través de ‘Bizum’, han conseguido cubrir las terapias de Andrés de los dos próximos meses aunque esperan conseguir la cantidad suficiente para abarcar todo 2022. La recaudación del elfo Rodrigo está siendo donada a la asociación que han creado los padres de su amigo: ‘Ayudemos a Andrés’.