1. home
  2. /En la red

La estrategia (ya viral) de un profesor con la que demuestra que nadie lee la guía docente de su asignatura

Había organizado una pequeña búsqueda de tesoro y el universitario que hubiera seguido sus pistas habría encontrado 50 dólares (44 euros)

2 Minutos de lectura
Dólares

Ningún alumno de su seminario de música consiguió llevarse la remuneración de 50 dólares

© GettyImages

El principio de cada cuatrimestre en la Universidad llega lleno de alegrías y comienzos: profesores nuevos, los compañeros, que ya se han convertido en amigos, y un montón de asignaturas nuevas de las que aprender. Todas ellas con su correspondiente guía docente con todas las pautas que se seguirán durante el curso, pero... ¿cuántos se leen este archivo?

La misma duda tenía un profesor de la Universidad de Tennesee, Kenyon Wilson, que al acabar el cuatrimestre se planteó quienes de sus estudiantes se habían leído su método de aprendizaje. Sin tener en cuenta si sus alumnos habían aprobado o suspendido, demostró que ninguno había leído sus orientaciones.

My semester-long experiment has come to an end. At the start of the term, I placed $50 in one of our lockers and...

Posted by Kenyon Wilson on Wednesday, December 8, 2021

Al principio del curso es normal pedir a los alumnos y alumnas que lean todas las pautas de las clases y de evaluación para poder superar la asignatura. Wilson compobó que un porcentaje muy pequeño llega a hacerlo y, por eso mismo, quería recompensar a aquellos que sí hacen el esfuerzo. El profesor, que ya se ha hecho viral en redes, había escondido en una taquilla el premio para el primer estudiante que se dignase a leer la guía docente: un billete de 50 dólares (44 euros). De los alumnos que forman su seminario de música, ninguno consiguió llevarse la remuneración.

Entre los ejercicios que los universitarios debían hacer para superar el cuatrimestre, el profesor escribió: “Gratis para el primero que reclame: casillero 147: combinación 15, 25, 35”. Esos eran los pasos que los estudiantes debían seguir para hacerse con la recompensa. Al final del cuatrimestre, independientemente de las alegrías o decepciones, comprobó que el billete continuaba intacto en el mismo lugar donde lo había colocado, lo que dejaba claro que nadie había leído las instrucciones.

“Mi experimento semestral ha llegado a su fin. Hoy he recuperado el tesoro no reclamado. ¿Qué travesuras académicas debería intentar a continuación?”, comentaba Wilson en un post en Facebook. Una estrategia de la que se han hecho eco en la CNN, donde el profesor de universidad ha explicado que había pedido a sus alumnos que leyeran la guía “porque la había cambiado”, para asegurarse de que efectivamente iban a hacerlo. “Estaba muy emocionado” con su idea, pero el entusiasmo se acabó convirtiendo en decepción con el resultado.