1. home
  2. /En la red

Cinco minutos cruciales para salvar a Shiro: dos Guardias Civiles rescatan a un perro de un lago helado de Huesca

El animal estaba paseando con su dueña cuando se alejó para adentrarse en un embalse que tenía la superficie congelada

2 Minutos de lectura
Guardia Civil

Shiro, como se llama el animal, se quedó atrapado entre varios bloques de hielo que le impedían llegar hasta la orilla

© guardiacivil

Abraham y Jerome son dos miembros de la Guardia Civil que, estos días, no han parado de recibir mensajes de felicitación por parte de los ciudadanos y de sus compañeros. No es para menos: ellos son los protagonistas de uno de los vídeos más populares de las redes sociales en los que aparecen salvando la vida a un perro. El animal, mezcla de mastín y golden retriever, se cayó al agua helada y fueron ellos los encargados de rescatarle.

Guardia Civil
Jerome fue el primero en introducirse en el agua con una rama que le permitió romper el hielo para nadar hasta Shiro ©guardiacivil

Tal y como informa Heraldo de Aragón, eran las once de la mañana cuando el puesto de Jaca (Huesca) recibió una llamada de un particular: un perro estaba atrapado en una balsa de agua en Badaguás que, por las fechas, estaba helada. El animal estaba paseando con su dueña cuando se alejó para adentrarse en el embalse cuya superficie estaba helada: a pesar de que la capa tenía un grosor considerable, no era uniforme y esto provocó su rotura.

Cinco minutos cruciales

Shiro, como se llama el animal, se quedó atrapado entre varios bloques de hielo que le impedían llegar hasta la orilla a pesar de que sólo estaba a diez metros de tierra firme. Una patrulla de la Guardia Civil perteneciente a Canfranc estaba en las inmediaciones de Badaguás y respondió a la llamada. Cuando llegaron al lugar de los hechos, la dueña intentaba, junto a otra mujer, atraer al perro mientras el can aullaba y nadaba dando vueltas.

Guardia Civil
Los agentes sabían que no tenían mucho tiempo para salvar al perro: la operación sólo duró cinco minutos ©guardiacivil

Abraham y Jerome analizaron la situación y organizaron rápidamente el rescate. Jerome fue el primero en quitarse toda la ropa e introducirse en el agua con una rama de árbol que le permitía romper el hielo para nadar hasta Shiro. Una vez reunido con el animal, quitó las placas para que el perro pudiera llegar hasta donde estaba Abraham que se había quedado en la retaguardia para recibirle.

La operación apenas duró cinco minutos, pero los agentes sabían que no tenían mucho tiempo para salvar al can que, a pesar de los nervios y del cansancio, pudo regresar junto a su dueña.