1. home
  2. /En la red

Los camareros de un bar, en ‘shock’ tras recibir una propina de... ¡casi 1.800 euros!

Recibieron este dinero extra de un pedido que no costaba ni cinco euros

2 Minutos de lectura
Los empleados obtuvieron este dinero extra tras un pedido mínimo

El gesto se corresponde con uno de los sectores más golpeados durante la pandemia como es la hostelería

© The Omaha Bakery

El trabajo en el sector de la hostelería, especialmente el de los camareros que están de cara al público, es sin duda uno de los oficios más sacrificados que existen. Por ello, en muchas ocasiones los clientes deciden dejar un dinero superior de lo que han consumido para que estos empleados puedan sumar un extra además de su sueldo. Es lo que comunmente se conoce como propina, un gesto solidario que sorprendió de forma muy grata a los trabajadores de una panadería de Nebraska tras recibir 2.000 dólares de bote (1.771 euros) por un pedido que tan solo costaba cinco dólares (4,43 euros).

Los empleados de una panadería en Nebraska recibieron este dinero extra por un pedido que costaba cinco dólares
Los empleados pensaron que se trataba de algún error pero el cliente indicó que era un gesto con el pequeño comercio local ©The Omaha Bakery

De esta forma, Preston Rath, un empleado de The Omaha Bakery de Nebraska, dijo que un cliente llamado Nicholas pidió dos empanadas, que sumaban 5 dólares, y luego añadió 2.000 dólares más como concepto de propina para el local. Este cliente era un agradecido miembro de las Fuerzas Armadas quien dejó esa gran cantidad de dinero que no esperaban recibir. “Le dije ‘eso está mal, has puesto demasiada propina’. Y él me dice ‘si no le das a OK, voy a dar la vuelta y darle a OK‘”, explicó Rath al medio KETV.

Los empleados recibieron este dinero extra con un pedido que no superaba los cinco euros
La propietaria aseguró que la propina se repartirá entre todos los trabajadores de la panadería ©The Omaha Bakery

‘No es ningún error’

Según detallaron a través de una publicación en Facebook, los camareros se dieron cuenta de la elevada cifra de la propina y le indicaron al cliente que debía haber algún error. Sin embargo, el consumidor insistió en que no había ninguna equivocación y que se trataba de un gesto con un pequeño negocio local que acababa de abrir hacía escaso tiempo. Así, la propietaria del establecimiento, Michelle Kaiser, dijo que la propina se repartirá entre todo el equipo de camareros y agradeció este bonito detalle para “mantener vivos a los negocios locales en estos tiempos difíciles”.

“Él sabía que había sido un momento difícil por la pandemia, que la gente tenía problemas en general. Se dio cuenta de que nuestro personal estaba trabajando muy, muy duro”, añadió Kaiser. Así, insistieron en que la historia se compartiera en redes sociales para que “Nicholas sepa cuánto apreciamos este gesto amable y desinteresado”. Un gesto que podría dar a esta pequeña panadería el impulso que necesitaba para tener éxito y establecerse en el mercado.