1. home
  2. /En la red

‘Ver, Animar y Respetar’, la particular definición de VAR de este árbitro infantil que se ha vuelto viral

El colegiado Ángel Andrés Jiménez da una lección sobre los valores en el deporte a unos padres antes del partido de sus hijos

2 Minutos de lectura
fútbol

Un árbitro malagueño se ha convertido en la sensación de las redes por su particular lección de deportividad

© GTres

De un tiempo a esta parte las discusiones entre padres que acuden a ver jugar a sus hijos al fútbol se han convertido, desgraciadamente, “en el pan nuestro de cada día” y nadie mejor que un árbitro para saberlo. La falta de respeto, así como la rivalidad ha llegado a límites insospechados y eso es algo que el colegiado de fútbol infantil, Ángel Andrés Jiménez ha intentado atajar con un discurso que ha conquistado las redes sociales.

Hay padres que olvidan que el entretenimiento es prioritario
Hay padres que olvidan que el entretenimiento en el deporte es prioritario ©GTres

Convertido en embajador de la Plataforma 090, una iniciativa del Ayuntamiento de Málaga para acabar con la violencia en el fútbol base, el árbitro quiso recordar a los padres que es lo más importante para sus hijos cuando saltan al terreno de juego y cuál debe ser su comportamiento desde las gradas para que sus hijos se sientan orgullosos de ellos.

Plantado sobre el césped y sin titubear ni un segundo, Ángel, quien da lecciones tanto a los niños como a los padres, comenzó diciendo: “Yo soy el árbitro del partido, pero soy supongo una persona más que quiere lo mismo que ustedes. Porque yo entiendo que ustedes quieren que haya un ambiente sano, educativo, que no se escuchen cosas que no se tienen que escuchar. Que los chicos puedan disfrutar del partido sin presiones y tanta orden que les deja la cabeza así y no les permiten divertirse, que es lo que ellos quieren” dijo el colegiado dirigiéndose hacia los progenitores de los menores.

Pero como hemos señalado anteriormente, “el árbitro de la paz”, como él mismo se denomina, también intenta inculcar los valores del compañerismo y la deportividad entre los más pequeños. De esta manera, el colegiado ofrece propuestas creativas como lo que él denomina ‘VAR de la honestidad’ con el que propone que sean los propios jugadores implicados en las faltas quienes avisen de sus errores. Una manera de “sentirse muy bien” al jugar con honradez.

Asimismo, Ángel no duda en insistir que “sin respeto, no hay diversión”,algo que le ha llevado a ganarse la admiración, el cariño, y valga la redundancia, el respeto de cientos de usuarios de las redes sociales, quienes han aplaudido la gran iniciativa y las palabras del colegiado, quien lucha con sus palabras y con su ejemplo para acabar con esta lacra que es la violencia en los deportes infantiles.