1. home
  2. /En la red

La conmovedora historia de Francisco, el paciente que ha dado el ‘sí quiero’ ingresado en el hospital

Médicos y enfermeros del Vall d’Hebron de Barcelona se han volcado para organizarlo todo y que el paciente cumpliera el sueño de su vida

2 Minutos de lectura
Se casa en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona, donde está ingresado

Francisco pudo cumplir el sueño de casarse con su novia a pesar de estar ingresado en el hospital

© EuropaPress

Francisco es técnico de sonido, una profesión que le ha permitido disfrutar de su gran pasión, la música, puesto que ha trabajado con grupos como Ojos de Brujo y figuras como Antonio Restucci y el guitarrista Pedro Javier González. Pero ha tenido que dejar de lado todo eso por una enfermedad que le ha llevado a la unidad de Neumología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Eso no ha sido impedimento, sin embargo, para seguir soñando: quería casarse con su novia y lo ha hecho. Ha dado el sí quiero en la misma planta en la que está ingresado y la ceremonia ha sido de lo más emotiva. No ha podido evitar que se le saltaran las lágrimas una vez convertidos los dos en marido y mujer.

Paciente del Hospital Vall d'Hebron
Francisco y su ya flamante esposa disfrutan de un menú especial que el personal de cocina preparó para ellos en fecha tan señalada ©Vall d'Hebron

Francisco y su ya flamante esposa no pudieron acoger invitados a su boda, a la que únicamente pudieron asistir dos testigos, pero no estuvieron solos. El personal sanitario del Vall d’Hebron les acompañó y los arropó en el día más especial de sus vidas: ayudaron a la novia a peinarse y ponerse el velo, prepararon ellos mismos la serpentina y el confeti -hechos con pedacitos de batas estériles-, forraron las sillas y, como no, grabaron este momento único con sus móviles para que la pareja tenga para siempre con ellos el recuerdo.

La música, eso sí, corrió a cargo del propio Francisco, que eligió la canción ‘Take it to the sun’, de Martin Oxford, como banda sonora de su boda. La tecnología hizo el resto y permitió que la jueza oficiara el matrimonio civil por videoconferencia. Tan solo un día antes la magistrada había autorizado la realización de la ceremonia y rápidamente se ha organizado todo para que el novio pudiera cumplir su sueño.

Los profesionales que están tratando a Francisco, médicos, enfermeros, auxiliares y celadores, se han implicado en la celebración y llevaron un ramo de flores para la novia y un pastel. También se encargaron de hablar con el personal de cocina del hospital, que elaboró un menú especial para los recién casados, mientras que los de limpieza acondicionaron la sala para que estuviera reluciente.

“La implicación del personal en la ceremonia va más allá de la parte médica, se inscribe en la humanización de las curas y la empatía hacia los pacientes”, explica la doctora del servicio de neumología Ana Villar en El Periódico. Esta “humanización” de la que habla la doctora es cada vez más habitual en los hospitales españoles, especialmente a raíz de la pandemia.

Así, el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, en Tarragona, permitió que dos enfermos con coronavirus se casaran en la UCI justo antes de ser intubados en febrero, mientras que el Hospital del Mar, en Barcelona, llevó en camilla a ver el mar a un hombre que había estado dos meses ingresado también por COVID. El lado más humano de la medicina que cada vez cobra más peso de cara a la recuperación emocional de los pacientes.