1. home
  2. /En la red

Charles George Courtney, el turista que dejó una fortuna al botones de un hotel

Sus familiares no salían de su asombro cuando, al abrir el testamento, el notario les comunicó las últimas voluntades del hombre

2 Minutos de lectura
El turista británico ha dejado una gran cantidad de dinero al segundo en herencia

Charles pasaba a menudo sus vacaciones en el hotel en el que trabaja Taskin y entablaron una gran amistad

© Captura de pantalla de 24 TV, Turquía

El británico Charles George Courtney llevaba 20 años pasando sus vacaciones en Turquía. Siempre iba al mismo hotel (el Kuromar de la ciudad de Kusadasi), de modo que acabó entablando gran amistad con algunos de los empleados, especialmente con el botones, Taskin Dasdan. Lo que ni él ni sus compañeros (ni, por supuesto, la familia de Courtney) se imaginaban es que los incluiría en su testamento.

Dejó la mayor parte de su fortuna a Taskin, pero también repartió cantidades inferiores entre otros trabajadores del hotel. Charles “lamentaba profundamente” no haber tenido hijos con su mujer, Miriam, que falleció 10 años antes que él tras cinco décadas de matrimonio, según explica un amigo de toda la vida, Terry Aplin, al periódico turco Hürriyet Daily News. “Veía al botones como al hijo que nunca tuvo”.

Mantenían una relación especial y Taskin le había invitado en alguna ocasión a cenar a su casa con su mujer y los niños, pero nunca imaginó el lugar tan importante que ocupaba en su corazón. “Estoy sorprendido por haber heredado tal cantidad, no tenía ni idea de que íbamos a recibir nada”, asegura el empleado del hotel.

En cualquier caso, cuando el notario comunicó a los familiares de Courtney cuáles eran sus últimas voluntades, no salían de su asombro y, como cabía esperar en una situación así, impugnaron el testamento. Tras años de litigio (Charles falleció en 2015), un juez dictó sentencia el pasado mes de agosto: teniendo en cuenta que se encontraba en plenas facultades en el momento de firmar el testamento, se haría lo que él había decidido antes de morir.

Kuşadasi, Turquía
Además de a Taskin, Charles ha dejado en herencia cantidades inferiores de dinero a otros empleados del Hotel Kuromar ©Hotel Kuromar

Así, un sobrino del fallecido ha sido el encargado de realizar los trámites pertinentes, cumpliendo punto por punto lo que le había pedido pedido pocos días antes de fallecer (le había dado instrucciones precisas sobre la cantidad de dinero a repartir entre sus herederos una vez vendidas todas sus propiedades).

La cuantía que le ha correspondido a Dasdan asciende a 200.000 libras (más de 239.000 euros), según el citado medio turco. Aunque con esa cifra podría incluso jubilarse, el botones asegura que no lo hará porque le gusta su trabajo y señala que destinará el dinero a la educación de sus hijos. En cuanto al resto de empleados del hotel, no ha trascendido cuánto ha recibido cada uno de ellos.