1. home
  2. /En la red

Una pareja que interpretó a María y José en la obra de Navidad del colegio se reencuentra 30 años después… ¡y terminan casándose!

Rose Childerhouse y James Macpherson interpretaron los papeles principales cuando estudiaban en Salisbury

2 Minutos de lectura
Estudiaron juntos

Ella ya estaba enamora de él, pero James sólo quería impresionar a otra chica de su clase

© jmjmacpherson

Todos recordamos los papeles que interpretamos en las obras de Navidad del colegio, sobre todo si te asignan un personaje importante. Rose Childerhouse y James Macpherson hicieron de María y José hace treinta años: en ese momento ninguno de los dos podía imaginar que tres décadas después se convertirían en marido y mujer.

Rose y James estudiaban en el Sixpenny Handley First School de Salisbury (Wiltshire, Inglaterra). Hace treinta años ella interpretó a la Virgen María y él hizo lo propio con San José; un papel principal que hizo suyo para acaparar los focos con el objetivo de impresionar a otra chica de su clase. Ella admite, muchos años después, que en aquel momento ya estaba enamorada del coprotagonista de la obra aunque, evidentemente, no imaginó un final así para su historia.

Cuando ambos estaban estudiando en la Universidad de Westminster, comenzaron a salir. Aquella relación fue breve y fugaz: Rose rompió con James por el cantante de una banda de música. Aquel desamor no iba a ser el último capítulo de su particular cuento de hadas porque quince años después sus caminos volvieron a cruzarse. Y nunca más se iba a separar.

Estudiaron juntos
En 2017, quince años después de haber mantenido un breve romance, volvieron a coincidir en una fiesta celebrada en Bournemouth ©jmjmacpherson

Segunda parte

Corría el año 2017: Rose trabajaba como jefa de ventas y monitora de spinning mientras que James desarrollaba su carrera profesional como ejecutivo de publicidad. Ambos volvieron a coincidir en una fiesta celebrada en Bournemouth: el escenario donde su romance volvió a florecer. Tanto es así que dos años después de aquella noche, en 2019, él le pidió matrimonio a ella en Dorset: “¡Ha dicho que sí!”, escribió en sus redes sociales.

A principios de septiembre contrajeron matrimonio rodeados de familiares y amigos en Farnham, Surrey. Ambos explicaban a The Sun que “cuando éramos niños, ni en un millón de años pensamos que nos casaríamos. Han sido unos años un poco locos y ninguno pensó que esto acabaría sucediendo: ha sido un sueño hecho realidad”.

Aunque ha tardado en llegar, “la espera ha valido la pena: ha sido el momento perfecto y la verdad es que no podría haber sido mejor. Esto nos muestra lo pequeño que es el mundo”. E, incluso, bromearon con la posibilidad de que su historia se repitiera cuando tengan hijos: “Cuando los tengamos, vamos a tener que animarles a participar en las obras del colegio: a nosotros nos ha funcionado muy bien y tal vez se repita lo mismo para ellos”.