1. home
  2. /En la red

Belle Gibson, la ‘influencer’ que engañó al mundo con su falsa lucha contra un cáncer cerebral

Ni estaba enferma ni había donado las ganancias obtenidas a través de su libro y de su aplicación

2 Minutos de lectura
Influencer australiana

Todo comenzó cuando, en 2015, desvelaron que las donaciones nunca habían llegado a las organizaciones benéficas de las que había hablado

© Captura de imagen del documental de la BBC Three

Belle Gibson (23) se convirtió en una inspiración para mucha gente. Esta joven australiana narró su lucha contra el cáncer basándose en una dieta saludable: sus pasos eran seguidos por los 300.000 fieles seguidores que atesoraba en Instagram. Los mismos que no podían dar crédito cuando la mentira de la influencer se destapó: ni estaba enferma ni había donado las ganancias obtenidas a través de su libro y su aplicación.

En 2013 Belle Gibson desvelaba que, cuatro años atrás, le habían diagnosticado un cáncer en el cerebro y le habían dado cuatro meses de vida. Ella, no obstante, había ganado la batalla con un método sin medicamentos basado en una alimentación limpia. Así lo vendía en su libro de cocina titulado ‘The Whole Pantry’ (La despensa vacía) publicado por la editorial Penguin. Y así lo defendía en su aplicación ‘Whole Pantry’ que supervisó en San Francisco invitada por Apple. Una parte de todas sus ventas iría destinada a la lucha contra la enfermedad que, supuestamente, padecía.

Influencer australiana
El Gobierno de Australia le impuso una multa de 253.290 euros después de ser declarada culpable de cinco infracciones ©Captura de imagen del documental de la BBC Three

Ni rastro de las donaciones

Dos años después de aquello, en 2015, un medio australiano desveló que esa parte de sus ganancias nunca había llegado a las organizaciones benéficas de las que había hablado. Un hecho que encendió las alarmas de la prensa: comenzaron a sospechar Belle Gibson. Imperaba la sensación de que todo era demasiado bueno para ser verdad y las alarmas se dispararon cuando descubrieron que no había rastro de ella en las redes… hasta 2012, momento en el que irrumpió en Instagram.

Las investigaciones, entonces, se centraron en averiguar si la influencer australiana del bienestar había engañado a sus miles de seguidores acerca de su estado de salud. Y así era: Belle Gibson no tenía cáncer. En 2016 concedió una entrevista a Australian Women‘s Weekly y confesó que nunca había padecido la citada enfermedad: declaró que decía la verdad en aquel momento para ser responsable con sus seguidores y con la esperanza de que entendieran que era humana.

Influencer australiana
En 2016 confesó que no tenía cáncer y, según ella, lo hizo para ser responsable con sus más de 300.000 seguidores ©Captura de imagen del documental de la BBC Three

La multa

El Gobierno de Australia no fue benevolente con ella. Le impuso una multa de 253.290 euros después de ser declarada culpable de cinco infracciones en la Ley del Consumidor: además de engañar a los lectores sobre la donación de dinero a organizaciones benéficas la Asociación de Consumidores de Victoria la denunció por falsas atribuciones de cura, estafa y declaraciones engañosas.

Este mismo año, las autoridades incautaros sus activos después de que Belle Gibson no abonase la sanción económica que le habían impuesto. Además, ha desaparecido de las redes sociales y ha perdido tanto el respaldo de Apple para su aplicación como el contrato con Penguin acerca de su libro.