1. home
  2. /En la red

Hamako Mori, la ‘gamer’ más veterana del mundo que sorprende por su destreza… ¡a los 91 años!

Lleva más de cuatro décadas jugando con diferentes consolas y ahora es toda una maestra en plataformas de vídeo

1 Minuto de lectura
Gamer

Con 91 años, es la gamer más veterana del mundo según el Premio Guinness de los Récords

© Gamer Granma

A sus 91 años, Hamako Mori es ‘Gamer Granma’ (abuela gamer) en YouTube, donde tiene su propio canal de videojuegos desde 2014, en el que atesora medio millón de suscriptores. Y no, no la siguen por el mero hecho de ver a alguien tan mayor jugando, sino porque es una auténtica crack que, además, ha sido reconocida por el Premio Guinness de los Récords como la persona más mayor del mundo que es ‘gamer’.

Hamako se compró su primera consola en los años 80 y se convirtió en toda una aficionada. A medida que la tecnología iba avanzando, ella se iba dando sus caprichos y comprando los últimos modelos de videoconsolas que había en el mercado para poder practicar con juegos más sofisticados. Las guarda todas como si fueran un tesoro; de hecho lo son, ya que más de una se han convertido en piezas de coleccionista (de las que ella no se quiere desprender).

Ahora mismo su favorita es la PlayStation 4, donde juega sin parar a la popular saga ‘Resident Evil Village’, pero también se sienta delante de un ordenador a practicar. Entre otras cosas, porque ha conseguido llamar la atención de las marcas y colabora con NVIDIA, una conocida enseña de tarjetas gráficas que le ha regalado un PC con los componentes más potentes con lo que no perder ni un ápice de velocidad ni de calidad en sus videojuegos.ç

Si hay algo que guste a Hamako son los juegos de acción. Así, además de trastear con ‘Resident Evil’, disfruta muchísimo con otros como ‘Grand Theft Auto 5’, ‘FortKnives out’, ‘Cyberpunk 2077’ y ‘Fortnite’. Asegura que este tipo de videojuegos le hacen mantener su mente ágil. Para ella es la mejor medicina para no tener demencia, incluso mejor que el deporte porque considera que llegará en momento en el que la edad impedirá que lo practiques. En cambio, “es maravilloso seguir jugando a medida que envejeces”, dice.