1. home
  2. /En la red

Una capitana de un barco se encuentra una botella con un mensaje escrito hace 95 años

Jennifer Dowker estaba limpiando el fondo de uno de sus botes cuando encontró algo que le llamó la atención

2 Minutos de lectura
Botella con mensaje

La nota estaba escrita en 1926 y pedía a quien la encontrase que se la devolviera a George Morrow de Cheboygan (Michigan)

© Straits Area

Jennifer Dowker tiene una empresa llamada Nautical North Family Adventures con la que organiza excursiones en barco de diversa índole durante los meses de verano. Es por ello que conoce los secretos que ocultan las vías fluviales de Michigan. Lo que no esperaba era encontrarse con uno tan especial: una botella con una nota escrita en 1926 que pedía ser entregada al autor.

La capitana estaba buceando en el río Cheboygan para poder limpiar las ventanas de uno de sus botes que tiene fondo de vidrio cuando algo llamó su atención: una botella verde antigua que estaba en el fondo del río, a unos tres metros bajo el agua. Jennifer tiene una pequeña colección con cosas que encuentra mientras explora las aguas y pensó que aquel ejemplar podría formar parte de ella.

Al principio pensó que solo era una botella, pero cuando la recogió y todavía estaba bajo el agua descubrió que había una nota en su interior. A pesar de que el recipiente contenía dos tercios de agua y parte del corcho estaba dentro, lograron sacar el papel. Cuando lo desenrolló suavemente pudo leer el mensaje escrito en noviembre de 1926: “La persona que encuentre esta botella devolverá este papel a George Morrow de Cheboygan (Michigan) y dirá dónde lo encontró”.

La hija de George Morrow

Cheboygan es una ciudad pequeña y Jennifer sabía que algunos Morrows vivían allí, así que publicó algunas fotos en la página de Facebook de su compañía con el objetivo de que llegase a un puñado de personas. Las imágenes se hicieron virales y, el 20 de junio, Michele Primeau se puso en contacto con ella. Era la hija de George Morrow. A pesar de que la nota estaba escrita unos veinte años antes de que ella naciera, reconoció la letra de su padre.

Michele explicó que George tendría 17 o 18 años cuando escribió el mensaje y lo arrojó al río en el norte de Michigan. No era algo extraño en él: explicó que cuando reformó el sótano dejó una nota en la pared y lanzó otra botella en el lago Huron durante un viaje familiar. Su padre falleció en 1995 así que el descubrimiento trajo buenos recuerdos.

Jennifer quería darle el mensaje y la botella, pero Michele decidió que debía quedárselo su descubridora a quien mandará una foto de George Morrow a esa edad para la exposición. Y es que la capitana enmarcará su nuevo tesoro y se lo mostrará a todo aquel que pase por Nautical North Family Adventures.