1. home
  2. /En la red

¿Qué hay peor que un elefante en una cacharrería? Un elefante hambriento en una cocina

El animal atravesó literalmente el muro de la casa para poder hacerse con algunos alimentos

1 Minuto de lectura
animales

El elefante atravesó el muro de la vivienda en busca de comida

© Captura The Guardian

Dice un refrán que “cuando el hambre aprieta... la vergüenza afloja” y también los buenos modales. Este elefante completamente hambriento atravesó literalmente los muros de una casa del sur de Tailandia con el único propósito de conseguir algo que llevarse a la boca. Motivado por el delicioso olor que salía del interior de la casa, el animal no dudó en usar su fuerza para derribar uno de los muros de la cocina y hacerse así con su preciado botín, una deliciosa bolsa de arroz.

Alertados por el fuerte estruendo, la pareja, que en esos momentos se encontraba durmiendo, se levantó para ver que sucedía en su cocina, cuando vieron que un enorme elefante de grandes colmillos había demolido por completo uno de las paredes de su residencia y hurgaba con su trompa por las estanterías y cajones en busca de alimentos.

Nada agresivo, por cierto, la pareja consiguió ahuyentarle y el animal puso rumbo al bosque con su particular botín. “He visto elefantes deambulando por nuestra ciudad en busca de comida desde que era joven, pero esta es la primera vez que he visto uno dentro de casa” señalaba el propietario de la vivienda, aún incrédulo.

Llevan un año recorriendo el país
Esta es la manada de quince elefantes que ha emprendido un viaje por China ©GettyImages

Según una publicación de Facebook del Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación de Plantas, el animal provenía de un parque nacional cercano y llegó hasta la casa atraído por el olor a sal. “Los elefantes son herbívoros, por lo que necesitan minerales de los alimentos salados para sobrevivir”.

A principios de este mes,  una manada de elefantes en China despertó el interés mundial tras escapar de una reserva natural y recorrer más de 500 kilómetros a lo largo de carreteras y campos hacia la principal ciudad de Kunming, dejando una gran destrucción a su paso. Es el último ejemplo de elefantes que abandonan sus hogares habituales en busca de comida y espacio, ya que ambos se vuelven cada vez más escasos gracias en parte al comportamiento humano.