1. home
  2. /En la red

El curioso caso del ‘Benjamin Button’ ruso: un chico de 18 años que parece un niño de 5

La apariencia de Hasbullah Magomedov choca con su día a día en el que hace lo mismo que la gente de su edad, como conducir, salir con los amigos…

2 Minutos de lectura
Tiene 18 años

Hasbullah Magomedov ha hecho de su enfermedad algo natural y esa ha sido la clave para convertirse en un fenómeno viral

© hasbulla_466

Las redes sociales tienen el poder de crear fenómenos virales y eso es lo que ha ocurrido con Hasbullah Magomedov, un niño ruso que poco tiene de infante ya que ha superado la mayoría de edad… a pesar de que su aspecto puede indicar lo contrario. Ahí reside la confusión que le ha hecho tan popular: ¿un menor que bebe cerveza y conduce coches?

Hasbullah nació hace 18 años en Majachkala, una ciudad que es la capital de Daguestán (Rusia). Sin embargo, su aspecto físico no es el de una persona de su edad: es el de un niño de unos cinco años. ¿La razón? Nació con acondroplastia, un trastorno del crecimiento de los huesos que ocasiona el tipo más común de enanismo aunque, según ha explicado él mismo, los médicos no han podido darle un diagnóstico claro.

Este joven ruso lleva con total naturalidad y mucho humor su situación. Una actitud que le ha valido para convertirse en uno de los últimos fenómenos virales de las redes. En ellas, sobre todo en Instagram y TikTok, proliferan vídeos suyos en los que muestra su carisma, su voz aguda y su risa contagiosa. Y no solo eso: también sus insólitas habilidades en boxeo y MMA (Artes Marciales Mixtas). Algo que le ha valido el sobrenombre de ‘Mini Khabib’.

Estudiar Teología

Tal es su fama que, incluso, ha aparecido de la mano de su compatriota Khabib Nurmagomédov. Se trata del campeón mundial de la UFC que está considerado como uno de los mejores luchadores en artes marciales mixtas. Junto a él organizó una velada en la que se enfrentó a Abdu Rozik, un cantante de rap que sufre una dolencia parecida a la suya ya que, en su caso, se trata de raquitismo.

A pesar de su popularidad, Hasbullah Magomedov asegura que, para él, todo lo que está sucediendo a su alrededor es simple diversión. Su objetivo no es otro que terminar sus estudios e instruirse en el Corán: en un futuro quiere convertirse en teólogo islámico de Daguestán y del Cáucaso, un par de zonas donde prima el Islam.