1. home
  2. /En la red

Así ‘habla’ esta perrita ‘influencer’ con sus más de seis millones de seguidores

Bunny es un cruce de caniche con pastor inglés que utiliza un tablero con botones para comunicarse

2 Minutos de lectura
Es un cruce de caniche con pastor inglés

Bunny es capaz de construir frases cortas de tres o cuatro palabras cuando quiere salir a pasear o a jugar

© whataboutbunny

Se cree que los perros empezaron a ser domesticados por el ser humano hace miles y miles de años. Desde entonces han aprendido una enorme diversidad de trucos: la mayor parte de ellos pueden responder a órdenes como sentarse, quedarse quietos y salir. ¿Serían capaces, sin embargo, de hablar? Esto es lo que defiende Alexis Devine, la dueña de Bunny: una perra que se puede comunicar con sus millones de seguidores.

Es un cruce de caniche con pastor inglés
Bunny forma parte de un proyecto llamado ‘They Can Talk’, en el que ya se han inscrito más de más de 2500 animales ©whataboutbunny

Este cruce de caniche con pastor inglés llegó hace un par de años a casa de esta artista. Antes de que se produjera ese momento, la futura dueña investigó sobre el cuidado de los cachorros: así encontró a Christina Hunger, una mujer que, desde 2018, había ido publicando los avances lingüísticos de su perra Stella.

Había creado un tablero de botones empleando el método de la comunicación alternativa y aumentativa en el que cada pieza estaba asociada a una palabra. El animal presionaba con sus patas para emitir el sonido deseado: según Christina dominaba 29 palabras y podía formar frases. Algo que llamó la atención de Leo Trottier, un investigador que trabajaba con el doctor Rossano monitorizando el comportamiento de los animales.

Primeros voluntarios

Juntos dieron forma al proyecto ‘They Can Talk’, en el que ya se han inscrito más de más de 2500 animales, y con el que pretenden averiguar si hay un patrón de aprendizaje. Entre los primeros voluntarios estaba Bunny, que en aquel momento era una cachorra y todavía estaba a tiempo de ser entrenada con un tablero parecido al que había creado Christina para Stella. Ahora, después de más de un año de adiestramiento, es capaz de comunicarse con Alexis.

Su dueña muestra en las redes sociales del animal, donde colecciona seguidores por miles (más de 800.000 en Instagram y unos 6,6 millones en TikTok), cómo le pide salir a pasear: para ello presiona con sus patas las palabras ‘now’ (ahora), ‘afternoon’ (tarde) y ‘walk’ (paseo). Si quiere jugar toca los botones de ‘come’ (ven), ‘play’ (jugar) y ‘ball’ (pelota). Y también muestra sus sentimientos con la tecla ‘love you’ (te quiero). Incluso hubo un día en el que señaló las palabras ‘extraño’ y ‘pata’ para indicar que algo no iba bien: tenía una espina clavada.

Comunicación o reacción

La investigación tiene como objetivo determinar si los perros y otros animales que participan poseen la capacidad de aprender a comunicarse o si, sencillamente, sólo están estableciendo relaciones. No obstante, los involucrados señalan que el lenguaje es mucho más que presionar un botón en el que pone ‘jugar’ para que su dueño les lance la pelota: probablemente volverán a hacerlo cuando quieran divertirse. Por ello quieren determinar si realmente están comunicándose con los seres humanos. Y, mientras tanto, Bunny seguirá charlando a su manera con sus millones de seguidores.