1. home
  2. /En la red

Así demostró esta enfermera que es posible hacerse millonaria con un salario medio

Mantuvo en secreto toda su vida la fortuna que había amasado

2 Minutos de lectura
Enfermera que se hizo millonaria en secreto

Evelyn Lutz se hizo millonaria a base de ahorrar desde muy jovencita y de invertir parte de lo ahorrado

© CU College of Nursing

Evelyn Lutz llevaba una vida de lo más sencilla. Era una mujer afable que se sabía ganar el cariño de quienes la rodeaban. Tras toda una vida trabajando como enfermera, profesión en la que estaba más que volcada, llevaba una vida sencilla, sin ningún tipo de lujos. Lo que nadie sabía es que había conseguido reunir una fortuna y no, no le tocó la lotería ni recibió ninguna herencia. Se hizo millonaria con su trabajo, con su sueldo, que no es más que el salario medio estadounidense.

El secreto de Evie, como la llamaban cariñosamente, era precisamente la austeridad, a lo que le sumaba una mente brillante. Siempre se cuidó de no malgastar el dinero ni de comprar caprichos y, siendo aún una adolescente, comenzó a ahorrar la paga que sus padres le daban cuando les echaba una mano en la carnicería que regentaban. Así, con su propio esfuerzo, se pudo costear ella misma sus estudios.

La enfermería era una auténtica vocación para ella. Se graduó en esta disciplina sanitaria en la Universidad de Rochester y después hizo un máster y se sacó el doctorado en las universidades de Colorado y de Case Western Reserve de Cleveland, respectivamente. Y, con tal pasión, adquirió gran prestigio profesional y llegó incluso a escribir ensayos y a impartir clases. “Mientras progresaba a nivel profesional nunca perdió la gratitud por otros ni su capacidad para ayudar a jóvenes que avanzaban en la enfermería”, detalla Dana Brandorff, directora de marketing y comunicación de la Universidad de Colorado, en unas declaraciones recogidas por La Información.

Millonaria en secreto
Evie nombró herederas de su fortuna a las universidades en las que había estudiado ©CU College of Nursing

Cuando logró su primer contrato como enfermera, siguió haciendo lo mismo: no malgastando y ahorrando todo lo que podía, pero además comenzó a invertir una parte de lo ahorrado. Esa fue la clave que le hizo aumentar de manera exponencial la cifra de su cuenta bancaria. Tanto que superó con creces los dos millones de dólares (1,64 millones de euros al cambio actual) y aun así, siguió llevando una vida sencilla.

En lo que sí empleaba gran parte de lo que ganaba era en proyectos solidarios. Ayudaba activamente a los más necesitados a través de su parroquia, con la que estaba volcada y destinó gran parte de su fortuna a fomentar la educación universitaria al nombrar herederos de parte de sus bienes a las instituciones en las que ella misma se había formado. En concreto, dejó en herencia 1,4 millones de dólares (1,5 millones de euros) a la Universidad de Colorado y 640.000 dólares (unos 526.000 euros) a la Case Western Reserve University. A la Universidad de Rochester también dejó una importante cantidad de dinero que, si bien no se ha publicado, es de seis cifras.

En 2018, después de que le diagnosticaran cáncer de pulmón, nombró a su prima, Sue Mower, albacea de su testamento. Fue entonces cuando la familia supo el gran secreto de Evie. “Nunca lo hubiera imaginado por el modo de vida que llevaba”, reconoció Sue. “Tenía un apartamento bueno, pero sin lujos” y la alababa detallando que, “como cuando era niña, estaba contenta de tener solo lo que necesitaba”.