1. home
  2. /En la red

Álvaro Kruse, el ‘influencer’ gaditano que se ha colado en la lista Forbes gracias a su arte maquillando

Empezó su aventura con tan solo 200 euros en el bolsillo y hoy en día acumula 400.000 seguidores y posee su propia marca de cosmética

2 Minutos de lectura
Por TU OTRO DIARIO/EUROPA PRESS
Maquillaje

El ‘influencer’ de belleza Álvaro Kruse

© EuropaPress

El gaditano Álvaro Kruse es una de las pocas personas que puede presumir de triunfar a sus 25 años, ya que ha publicado un libro, dirige su propia empresa de cosmética, es embajador de Maybelline y tiene un canal de YouTube con más de 300.000 seguidores y subiendo. Un triunfo que ha sido reconocido hasta por la propia revista Forbes, una de las publicaciones más prestigiosas del mundo, que lo ha nombrado como uno de los 100 ‘influencers’ más importantes de España.

Pero llegar hasta aquí no ha sido un trabajo de un solo día. Los inicios de Álvaro en el mundo ‘youtuber’ se remontan al año 2010, cuando motivado por la curiosidad decidió subir un vídeo a su canal, con una cámara que encontró por casa, y poco a poco fue haciéndose más grande, aunque durante este tiempo hizo un parón para centrarse en sus estudios. Sin embargo, se dio cuenta de que la carrera no le gustaba y decidió “retomar el canal, que creció de 100.000 en 100.000 cada año”.

Además, ha destacado como su “momento cumbre” en las redes el momento en el que una gran marca cosmética como Maybelline lo hizo “embajador anual, siendo el primer chico en la historia de la marca en España”, apuntándolo como “un momento muy bonito” porque sintió “que el trabajo había dado sus frutos”, según señala en una entrevista con Europa Press.

En este sentido, ha reconocido que ver su nombre en Forbes le hizo reafirmarse que lo estaba “haciendo bien” y ha expresado que es “un honor” porque “tenía una lista de objetivos y uno de ellos era justamente aparecer en Forbes”.

Además, Álvaro decidió crear   Krash Kosmetics , su propia marca cosmética, porque “las dependientas miraban raro” al maquillarse cuando era pequeño y “parecía que estaba robando”. “De esa necesidad nace la marca, para ser diversa de verdad: para chicos y para chicas”, ha sostenido el joven emprendedor.

Así, ha señalado que su principal obsesión “son los clientes, cómo se sienten y qué quieren”. Por ello, ha expresado que la empresa “ha llegado a anotar las fechas de cumpleaños de los clientes y felicitarlos por las redes e incluso ha creado un grupo de WhatsApp con los 10 clientes que más gastan para hacerles regalos y concederles ventas anticipadas”.

Por último, ha recordado que “el primer día de la pandemia hubo una reunión entre las tres personas que conformaban la empresa y el convencimiento era que habría que cerrar”. No obstante, “se decidió poner a la venta todo el stock y en una semana se agotó”. Ello motivó, según Álvaro, “un crecimiento que no ha parado” porque “se ha pasado de tres personas a 16, se vende en Primor, en Amazon, hay un proyecto de internacionalización...”.