1. home
  2. /En la red

Así es Mao Mao, un felino que se gana (muy bien) la vida como modelo de coches

Solo acepta entre tres y cuatro trabajos al mes y por cada uno de ellos ingresa entre 600 y 1.200 euros

2 Minutos de lectura
Es una gata modelo

Su propietario es el encargado de elaborar todo el vestuario que exhibe el felino

© Pear Vídeo

Dentro del mundo de la moda son muchos los escenarios en los que los profesionales de puede desenvolver: estudios de fotografía, pasarelas… e incluso coches. Bien es cierto que las oportunidades en el mundo del automóvil son menos abundantes y para hacerse un hueco hay que lograr la fórmula con la que marcar la diferencia. Mao Mao ha dado con ella: ser un felino.

Apenas tiene dos años de vida y vive con su dueño, Zheng, en Chongqing (China). Convertirse en modelo no estaba en los planes de ninguno de los dos, pero todo ocurrió de manera fortuita. El amo de esta gata trabaja en la industria del motor y durante una exhibición de vehículos tuvo una idea: meter a Mao Mao en el interior de uno de los modelos que estaban expuestos.

Os podéis imaginar lo que sucedió a continuación: el pequeño felino atrajo a una multitud de curiosos. Probablemente, la mayoría de la gente solamente pretendía verle de cerca o, incluso, acariciarlo y poco le interesaba el coche en cuestión, pero las redes sociales hicieron su magia. Cuando los presentes comenzaron a subir las publicaciones con Mao Mao, aumentó la exposición y la repercusión de los vehículos. Y así fue como Zheng consiguió que su mascota se dedicase de manera oficial al mundo de la moda.

Es una gata modelo
Por ahora, sólo aceptan entre tres y cuatro trabajos mensuales para no estresar a la gata ©Pear Vídeo

Una estrella de las ferias del motor

Lo cierto es que, según su propietario, este felino disfruta cuando se convierte en el centro de atención y, aunque confiesa que nunca creyó que su gato podría ganarse la vida como modelo, ha acabado convirtiéndose en toda una estrella en las ferias y salones del motor celebrados en China. Un país en el que este tipo de eventos sí está abriendo sus puertas al público.

La clave del éxito de Mao Mao reside en su aspecto natural y bonito. Con cada una de sus apariciones obtiene unos ingresos que oscilan entre los 600 y los 1.200 euros. No obstante, Zheng pauta y planifica las apariciones del felino para no cansarla en exceso: solo acepta en tres y cuatro trabajos al mes para los que cuenta con un amplio vestuario confeccionado por su propio dueño para garantizar el éxito en cada una de sus apariciones. La gata, a cambio, solo tiene un capricho: la comida más cara y específica para su raza.