1. home
  2. /En la red

¡Menudo susto! Dos crías de elefante juegan a embestir un vehículo en un safari

El gracioso suceso quedó inmortalizado por uno de los miembros de la familia

2 Minutos de lectura
Parque Nacional Kruger

Es importante distinguir cuándo se trata de embestidas simuladas y cuándo son reales

© GettyImages

Es habitual que los animales salvajes que viven protegidos en semilibertad en los Parques Naturales campen a sus anchas por su territorio, sin molestar ni ser molestados por los numerosos visitantes que deciden pasar el día contemplando la belleza de fauna y flora del entorno.

Esta era la idea que había tenido Paul Charnley el pasado 31 de marzo, ir de safari y visitar el Parque Natural Kruger, en Sudáfrica, con su familia y un amigo. Durante el trayecto por el parque, se toparon con una manada de grandes elefantes en la que había varias crías. Para contemplar más de cerca la escena, Charnley y su familia decidieron pararse en mitad del camino y ver cómo pasaban de un lado a otro de la carretera. Eso sí, mantenido una distancia prudencial entre ellos.

El gracioso suceso vino después, cuando dos de esas crías de elefante decidieron alejarse de la manada y quisieron acercarse curiosas al coche de la familia. En ese momento, Charnley pudo capturar con su móvil cómo las crías, con ganas de jugar, se acercaban cada vez más a la familia, obligándoles a echar marcha atrás.

Fue en ese instante cuando la cría más joven comenzó a dar pequeñas sacudidas al coche, jugando a embestirlo. Un escena tierna, pero que no dejó de provocar cierto temor a los pasajeros del vehículo. Sin embargo, la reacción de los elefantes no era para nada violenta, simplemente querían jugar con los visitantes simulando embestidas que imitaban las que emplean los elefantes adultos para amenazar y para tantear la fuerza de su oponente.

Aunque solo se tratase de un juego, no es de extrañar que los turistas se sintiesen intimidados cuando vieron acercarse a un elefante corriendo hacia ellos. El truco es identificar cuándo están de farol, como fue en el caso de Charnley y su familia, y cuándo debemos extremar la precaución y alejarnos inmediatamente.

Elefantes
Identificar los gestos de los animales es clave para conocer si estamos en peligro o no ©GettyImages

La calve es fijarse en la posición de sus orejas. Si éstas se encuentran abiertas, probablemente se trate de una embestida simulada, pero si se las colocan hacia atrás, lo más seguro es que estén en posición de ataque y tengan intención de embestirte para defenderse.

Suerte que, en este caso, se quedó en un momento gracioso para el recuerdo, pero podría haber sucedido completamente lo opuesto. Es por ello que hay que ser cuidadosos en estos casos y mantener una distancia de seguridad mínima ya que, si nos acercamos demasiado a los animales y no tenemos conocimiento ninguno para saber interpretar sus gestos, podría resultar fatal.

tags: