1. home
  2. /En la red

¡Como en ‘27 vestidos’! Una eterna dama de honor por fin se ha casado tras estar en más de 125 bodas

Jen ha tenido su final de película después de llevar los últimos siete años apoyando a las novias en su gran día

3 Minutos de lectura
Tras estar en 125 bodas, esta dama de honor profesional ha conseguido por fin su final de película

Jen Glantz ha sido dama de honor en innumerables ocasiones

© Captura del vídeo de Inside Edition

En ‘27 vestidos’, Katherine Heigl da vida a Jane, toda una eterna dama de honor que lo ha sido 27 veces, pero que nunca ha sabido qué se siente cuando se es la novia. Su tarea no era nada fácil ya que requería de una gran responsabilidad, capacidad de hacer frente a todo tipo de contratiempos y sobre todo ser un apoyo incondicional para la futura novia. Jen Glantz, al igual que Jane, es dama de honor, solo que ella después de serlo en “innumerables ocasiones” para sus amigas, lo ha llevado a un nivel profesional y cobra por ello.

“Siempre la dama de honor, nunca la novia”, es una frase que le va como anillo al dedo a Jen... hasta ahora. Porque después de ser contratada hasta en más de 125 ocasiones, por fin se ha casado. Y, como ocurre en ‘27 vestidos’, ha tenido su final de película. Ella, de 33 años, y Adam Kossoff se dieron el ‘sí, quiero’ a finales de marzo en Nueva York, en la misma cafetería donde tuvieron su primera cita.

La propia Jen dudó que llegara algún día a casarse después de que una médium le dijera que nunca encontraría el amor. Pero unas semanas después probó suerte en una aplicación de citas, y allí fue donde conoció a Adam.

“Nuestra historia de amor se parece más a una comedia romántica al revés”, explica ella en una publicación de Instagram. Y es que al mes de salir, él le dijo ‘te quiero’, aunque ella no se lo creyó en un principio por lo rápido que había ocurrido todo. Su relación sin embargo fue funcionando y se mudaron juntos al año, llegando a vivir luego en distintas ciudades del país. Hasta que en julio de 2019 Adam le propuso matrimonio y Jen aceptó.

Planificar su boda debería de ser sencillo, con toda la experiencia que tiene, pero no. Resultó muy difícil y decidió lanzar una página web bajo el título “finalmente la novia”, en la que pedía a desconocidos participar en su toma de decisiones e ir planificando el vestido, el banquete, presupuesto, etc... según las votaciones.

Pero la pandemia tiró por la borda todos sus planes, así que decidió casarse de la forma más sencilla: con pocos invitados y en frente de la cafetería en la que habían tenido su primera cita.

Una dama de honor por accidente

Jen empezó en el negocio de las damas de honor casi de la misma forma que lo hacía Jane en ‘27 vestidos’. Según cuenta en ‘Business Insider’, a principios de sus 20, muchas de sus amigas se empezaron a comprometer y rápidamente se convirtió en la dama de honor a la que todos recurrían para estos eventos.

Hasta que un día tras regresar del trabajo, dos amigas le llamaron esa misma noche para pedirle que por favor fuera su dama de honor. “Se lo conté a mi compañera de piso que me respondió con la mágica frase que me empujó a comenzar este negocio: ‘Jen, parece que te has convertido en una dama de honor profesional’”, explicó.

Así que decidió colgar un anuncio ofreciendo sus servicios en una página de ofertas y la respuesta fue sorprendente. Tal fue la magnitud que decidió crear su propia página web “Bridesmaid for Hire” y hasta ahora ha conseguido llevar su negocio al éxito. En sus servicios ofrece distintos paquetes a la novias, que implican llegar a estar desde 3 meses hasta 1 año junto a ellas para planificar el enlace.

Soy el sistema de apoyo emocional para las mujeres que no necesariamente tienen gente a su alrededor para ayudarlas a planear su gran día, y darles apoyo en los inevitables momentos de estrés”, dijo a ‘BBC’.

Además, aclara que su trabajo no es el de una planificadora de bodas, ya que estas se centran más en la organización del evento y en los proveedores, mientras que ella es el pilar fundamental, es una amiga y confidente que apoya a la novia cuando más lo necesita, ayuda a solucionar un problema de última hora con el vestido de una de las damas de honor, etc...

“Tengo un armario lleno de vestidos de dama de honor que avergonzarían al personaje de la película ‘27 vestidos’”, escribió en un libro que publicó.