1. home
  2. /En la red

La historia de película del bebé que fue abandonado en el metro de Nueva York hace ahora 20 años

Fue adoptado por la misma persona que lo encontró y actualmente es un estudiante universitario ejemplar

3 Minutos de lectura
Subway Train in New York City

El pequeño, aun con el cordón umbilical, se encontraba envuelto en un jersey

© GettyImages

Es posible que el metro de Nueva York no siempre llegue a tiempo, pero a veces ofrece sorpresas que pueden cambiar la vida.

En agosto de 2000,Danny Stewart, de 34 años, llegaba tarde a cenar con su pareja , Pete Mercurio, de 32 cuando notó un bulto extraño escondido contra una pared en la estación del metro de la calle 14 en el vecindario de Chelsea en Manhattan. Al acercarse y ver dos piernecitas, Danny pensó que era un muñeco, sin embargo, era un bebé de verdad. “Escaneé, miré, pero no vi a nadie. Había un bebé en el suelo y no había nadie alrededor. ¿Cómo podía ser? No tenía ropa, solo estaba envuelto en un jersey. Su cordón umbilical todavía estaba parcialmente intacto, así que podía adivinar que era un recién nacido” recuerda Danny, quien ahora tiene 55 años.

Temiendo mover al bebé, que estaba muy callado aunque con los ojos bien abiertos, Danny se apresuró en llamar al 911 sin tener ni idea de que ese niño pronto se convertiría en su hijo, y que el mismo juez que le otorgaría la custodia de aquel bebé oficiaría su boda con Pete más de una década después.

Tras llamar a la policía, Danny telefoneó a Pete para contarle lo ocurrido y este se dirigió al lugar de los hechos desde su apartamento en Chelsea, aunque cuando él llegó los agentes ya se llevaban al recién nacido al hospital para realizarse un chequeo. En aquel momento Pete le dijo: “¿Sabes? estarás conectado con ese bebé de cierta manera por el resto de tu vida. No es el final. Un niño no puede caer en tu vida de esta manera y desaparecer”. A lo que Danny respondió diciendo: “¿Qué quieres decir?‘. Dije: ’Bueno, algún día este niño se enterara de la noche en que lo encontraron, y es posible que quiera encontrar a la persona que lo descubrió. Tal vez exista una forma de averiguar dónde lo llevan y enviar un regalo de cumpleaños cada año en esta fecha’“.

Al principio, no parecía que eso fuera a suceder. Danny trató de seguir la pista al bebé y acudió al hospital siguiente, pero le dijeron que solo se permitía a la familia. Un pediatra le dijo que el recién nacido había sido apodado ‘Baby Ace’ porque lo habían encontrado cerca de los trenes A, C y E, y que una vez dado el alta sería enviado a un hogar de acogida. Pero eso no sería por mucho tiempo. Danny pronto fue contactado por los servicios sociales, que le pidieron que estuviera presente en una audiencia del tribunal de familia para testificar cómo había encontrado al bebé.

Una vez allí y para sorpresa de Danny, la jueza se dirigió a él y le dijo: “Sr. Stewart, quiero informarle que en los casos en que tenemos un bebé que ha sido abandonado, queremos colocarlo lo antes posible en un hogar de acogida pre adoptivo. Así que… ¿ Le interesaría adoptar a este bebé?” Danny miró a su alrededor, todos las miradas estaban puestas en él y soltó un “sí” totalmente instintivo, que sin duda, le cambiaría la vida.

Tras abandonar la audiencia, Danny llamó corriendo a Pete para contarle lo ocurrido, pues en sus más de tres años de relación jamás habían hablado de la posibilidad de tener hijos. En un principio, Pete se negó, pero Danny acabó convenciéndole. “Sentí que esto ni siquiera era una oportunidad, era un regalo, y cómo puedes decirle que no a este regalo”, confesaba Stewart a la BBC. Decidió llevarse a su pareja al hogar de acogida y una vez tuvo al bebé en sus brazos, Pete, no pudo decir que no. “El bebé me apretó el dedo con su mano con mucha fuerza”, dice Pete. ”Me miraba y yo lo miraba a él, y fue casi como si encontrara un punto de presión en mi dedo que abrió mi corazón a mi cabeza y me mostró en ese momento que yo podía ser su papá”.

Un año después se dio por finalizado el proceso de adopción y el 17 de diciembre de 2002, Kevin, que así es como decidieron llamar a aquel bebé, llegó a su nuevo hogar para empezar una nueva vida.

Hoy, tiene 20 años, está en la universidad y estudia matemáticas e informática. Pete lo describe como” algo tímido” y “reservado” , pero también muy divertido y amable. Le encanta practicar deporte, ha corrido varios maratones, tocar la guitarra y el piano y mide más de 1,82.

En septiembre, Mercurio publicó un libro para niños, Our Subway Baby, sobre la historia de Kevin. “Donde hay amor, todo es posible”, se lee en la contraportada.

Los padres de Kevin nunca fueron encontrados.