1. home
  2. /En la red

María, la superabuela de acero que hace paracaidismo y pilota cazas… ¡a los 99 años!

Atesora más de una decena de récords, como los de ser la mujer más mayor en hacer ala delta o submarinismo

2 Minutos de lectura
La mujer más longeva en pilotar un caza en un simulador

Pilotar un caza a través de un simulador es uno de los últimos retos logrados por Maria

© GettyImages

Maria Koltakova tiene 99 años, edad que no le supone impedimento alguno para disfrutar de los deportes de riesgo. Esta veterana rusa de la Segunda Guerra Mundial, ayudando a liberar a Checoslovaquia, Polonia y Ucrania de los nazis. Como enfermera, trasladó a más de 300 soldados heridos desde el campo de batalla hasta un centro médico. Desde entonces, nada se le pone por delante. Ni siquiera la edad. Entre otras increíbles hazañas, cuenta con los récords de ser la mujer más longeva de toda Rusia que ha hecho paracaidismo, ala delta y submarinismo. Casi nada.

Maria Koltakova
Koltakova es veterana de la Segunda Guerra Mundial, en la que salvó la vida de más de 300 soldados heridos ©GettyImages

También es la persona más mayor de su país en pilotar un caza de combate en un simulador. Sí, en esta ocasión no era un vuelo real, pero se sentaba en el estrecho asiento de copiloto para verse inmersa en acrobacias aéreas de infarto. Este es su 13º récord. Otros de los que tiene en su haber son practicar ala delta, participar en carreras de ‘karts’, dar un paseo por el cielo en un globo aerostático y conducir nada menos que un tanque. “No es difícil, me enseñaron cómo hacerlo y lo hice”, dice con naturalidad en la cadena rusa 5-TV. Desde luego, a Maria no le sirve eso de quedarse en casa viendo la tele o haciendo ganchillo. Es más de aventuras fuertes.

Por qué hacer paracaidismo es uno de los retos más especiales para ella

Maria siempre estuvo muy unida a su hermano, Zhenya, cinco años mayor que ella. Era paracaidista hasta que estalló la Segunda Guerra Mundial y su familia, como tantas otras, quedaron devastadas. El joven murió en agosto de 1945 y notificaron a su madre que tanto él como Maria habían fallecido, por lo que la pobre mujer se enfrentó al funeral de sus dos hijos. Pero no, ella no se encontraba entre las víctimas mortales. Sobrevivió.

Desde entonces siempre ha rondado por su cabeza la idea de saltar en paracaídas en honor a Zhenya. Pasaron décadas hasta que lo consiguió llevar a cabo; no lo hizo hasta que cumplió los 93 años. Tuvo que remover cielo y tierra e incluso le pidieron un informe psiquiátrico, pero lo logró. Y lo hizo con honores, figurando en el Libro Guinness de los Récords.

El secreto de Maria para su envidiable forma física

Cuando la llaman la abuela de hierro, ella dice que no, que de eso nada, que el hierro se oxida. Maria se siente más bien como la   abuela de acero . ¿El secreto para conseguirlo? “Buen humor y un estilo de vida activo y saludable”, asegura. A eso hay que sumar que no ha fumado en su vida un solo cigarrillo y que le gusta reunirse con gente joven. De ahí quizás ese espíritu aventurero que no se apaga nunca. “He volado en ala delta, he saltado en paracaídas…”, relata, orgullosa. “¡Ahora solo queda el espacio!”. Tratándose de Maria Koltakova, nada sería de extrañar.