1. home
  2. /En la red

Luis y Cristina, una historia de amor rota por ganar la lotería

La pareja obtuvo 15 millones de euros en el Euromillón y las disputas comenzaron nada más cobrar el premio

2 Minutos de lectura
Administración de lotería

Luís y Cristina ganaron 15 millones de euros en el Euromillón

© GettyImages

Ganar una millonada en la lotería es uno de los sueños más compartidos por el común de los mortales, pero cuando se cumple, la vida no siempre pasa a ser color de rosa. Y si no que se lo digan a Luís Ribeiro y a Cristina Simões, una joven pareja de novios que jugaba cada semana al Euromillón e imaginaba un futuro juntos, casados y con hijos… hasta que ganaron un bote de 15 millones de euros.

Ocurrió en enero de 2007, en el pequeño pueblo portugués de Alvelos, donde los entonces enamorados vivían. No se lo podían creer, ¡eran millonarios! Luís y Cristina acudieron a Lisboa a cobrar el premio acompañados de sus padres y fue allí cuando comenzaron los problemas. Él propuso repartir la elevada cuantía económica entre los familiares más directos, pero los padres de ella se negaron; consideraban que el dinero no se debía tocar hasta que los jóvenes pasaran por el altar.

El premio se cobró y se depositó en una cuenta bancaria, pero la relación de la pareja y sus respectivas familias se tensó tanto que Cristina acabó tomando la decisión de romper. Además, estaba convencida de que se debía quedar con la totalidad del dinero, puesto que fue ella quien acertó la combinación ganadora y quien decidió, en el último momento, jugar dos euros más de lo habitual. Luís, por su parte, que fue quien se encargó de ir a sellar el boleto para que tuviera validez (y, por tanto, para que formara parte del sorteo), acudió a la justicia para evitar que su ya ex novia se quedara con todo el dinero.

Administración de lotería
Tras la ruptura, Luís quiso repartir el premio a partes iguales, pero Cristina se opuso ©GettyImages

Hacerse millonarios de la noche a la mañana no solo supuso el fin de su bonita historia de amor, sino también los metió de lleno en un largo litigio legal que no se resolvería hasta seis años y medio después. El juicio comenzó en 2009 y, entre recursos y apelaciones que llegaron incluso a la Corte Suprema portuguesa, el proceso no se resolvió hasta agosto de 2013, cuando el Tribunal de Barcelos autorizó a Luís a acceder a la cuenta en la que estaba depositado el dinero. Por fin él conseguía lo que reclamaba desde el primer momento, que el premio se repartiese a partes iguales. Hubiese sido mucho más sencillo hacerlo de manera amistosa y, sin embargo, la avaricia complicó a los dos la vida innecesariamente.

Después de tantos años, tal cantidad de dinero había generado muchos intereses, nada menos que un millón de euros, que al final perdieron porque era la cuantía a la que ascendían las costas procesales. En realidad, los perdió Cristina, que fue condenada a hacerse cargo de este gasto. Mientras, Luís pudo acceder por fin a los 7,5 millones de euros que reclamaba, si bien aseguraba entonces a la prensa local que seguiría con su trabajo de agricultor y cuidando a sus animales, que la vida no le cambiaría. Bastante le había cambiado ya...

tags: