1. home
  2. /En la red

Elizabeth Hunterton, la miss abandonada de bebé en un aeropuerto que encontró a su madre biológica tras 40 años

Dos pilotos la encontraron y, posteriormente, fue adoptada por una familia de Reno

2 Minutos de lectura
Fue abandonada con diez días

Elizabeth fue encontrada por dos pilotos en el aeropuerto de Nevada cuando tenía diez días de vida

© elizabeth.hunterton

Enero de 1980: aeropuerto de Nevada. Dos pilotos encuentran un bebé que apenas tiene diez días sin ninguna pista de cómo ha terminado allí. Era Elizabeth Hunterton y durante toda su vida se preguntó qué había pasado para que su madre y su padre decidieran abandonarla en aquel lugar. Cuarenta años después ha encontrado a su madre biológica y han llegado las respuestas a sus dudas.

Elizabeth fue adoptada por una familia de Reno y en 2004 se convirtió en la primera mujer negra que se alzaba con el título de Miss Nevada. Siempre estuvo al tanto de su historia y siempre planeó encontrar a sus padres biológicos, pero apenas tenía información: no sabía dónde ni cuándo había nacido. Incluso contrató un investigador privado, que tampoco pudo hacer demasiado.

Su padre biológico

En 2018 localizó a su padre biológico gracias a una base de datos de ADN, pero, lamentablemente, había fallecido en 2004 y por lo que pudo saber ni siquiera supo que había tenido una hija. El año pasado recurrió a la empresa 23andMe, que se encarga de hacer estudios genéticos para averiguar los orígenes de las personas que contratan sus servicios. En marzo encontraron a tres mujeres que podrían ser compatibles, pero una ya no vivía y las demás no eran su madre.

Fue abandonada con diez días
Cuatro décadas después de aquello ha encontrado a su madre biológica y ha podido resolver todas sus dudas ©Elizabeth Muto Hunterton

Y, al fin, su madre

Meses después, en agosto, llegaron buenas noticias: habían encontrado a su madre biológica. Elizabeth le mandó una carta de dos páginas y la respuesta llegó en forma de e-mail: allí estaban todas las respuestas a sus preguntas. La mujer, que ahora tiene 65 años y prefiere mantener el anonimato, le explicó que su padre era negro y ella era japonesa: se conocieron en la base militar de Fort Ord y la niña nació en un hospital de California.

Abandonarla en un aeropuerto no era el plan que su progenitora tenía para ella. Al comprobar que no iba a ser capaz de cuidarla como merecía pidió ayuda a su compañera de piso y esta se comprometió a llevarla a una agencia de adopción. No cumplió su palabra y la dejó en el lugar donde fue encontrada por aquellos pilotos. Ahora, cuarenta años después, han entablado una relación cordial y esperan poder conocerse cuando las restricciones del coronavirus se lo permitan.