1. home
  2. /En la red

Investigan a un cirujano por testificar en un juicio de manera ‘online’ mientras operaba a una paciente

Era él el acusado y quien, por tanto, se enfrentaba a ser condenado a pagar una multa

2 Minutos de lectura
Juicio por videollamada

El dr. Green estaba en plena intervención quirúrgica cuando accedió por videoconferencia a testificar en un juicio en el que él era el acusado

© Captura de pantalla de ‘Inside Edition’, de CBS

El doctor Scott Green, cirujano plástico de California, Estados Unidos, debía testificar por haber cometido una infracción de tráfico. Los juicios relacionados con asuntos viales se celebran por videoconferencia en ese estado (y se emiten en directo para que cualquier ciudadano que lo desee pueda verlo), por lo que el acusado lo dispuso todo para declarar por esta vía. Lo sorprendente es que no lo organizó en su despacho o en su casa, sino en la sala de operaciones y en plena intervención quirúrgica. Cuando el juez vio la escena, no salía de su asombro.

El primero en visualizar lo que estaba ocurriendo fue el secretario judicial, que pudo comprobar cómo el dr. Green (con los guantes puestos y manchados de sangre) entregaba su teléfono móvil a un compañero para que lo sostuviera mientras él seguía con la operación. “¿Está disponible para el juicio?”, le preguntó, sorprendido. “Parece que está en un quirófano en este momento”. Pero la respuesta del cirujano fue más que escueta: “Sí, estoy en un quirófano en este momento. Sí, estoy disponible para el juicio. Adelante”. Después, miró hacia abajo, dirigiendo su atención a la cirugía.

Justo después fue cuando apareció en pantalla el juez, Gary Link: “A menos que me equivoque, veo a un acusado que está en medio de un quirófano que parece estar activamente involucrado en brindar servicios a un paciente“, manifestó el magistrado.” ¿Es eso correcto, Sr. Green?”, a lo que el médico asintió: “Sí, señoría”.

Tras una leve pausa, el juez dijo que “no se sentía cómodo” con seguir con el proceso en tales circunstancias, de modo que aplazó en ese instante el juicio, pero el doctor insistía en que no era necesario: “Tengo otro cirujano aquí mismo que está realizando la operación conmigo, así que puedo puedo seguir”. “Para nada”, respondió con contundencia Link. “No lo creo. No creo que sea apropiado”.

Ante la firmeza de su señoría, Green optó por recular y pedir disculpas, pero el juez le interrumpió: “Queremos mantener a la gente sana, queremos mantener a la gente viva, eso es lo importante”. Ante una situación tan extraña, la Junta Médica de California ya ha anunciado a través de un comunicado que investigará el caso, manifestando que “se espera de los médicos que sigan el estándar de atención al tratar a sus pacientes”.

La reacción de la paciente

La persona que estaba siendo intervenida quirúrgicamente, Theresa Moreno, de 43 años, sorprendentemente resta importancia a lo ocurrido: “Él nunca pondría en peligro a sus pacientes”, asegura al ‘Inside Edition’. “El dr. Green es un gran médico”, asegura tras acudir a su consulta en repetidas ocasiones desde hace años. “Volvería con él a pesar de lo que ha ocurrido”.