1. home
  2. /En la red

Amamantar a pie de pista: la imagen de una jugadora de baloncesto y su hija que ha dado la vuelta al mundo

‘Que sirva para demostrar que se puede volver’ declaraba la argentina Antonella González, quien resumió con este gesto su pasión por el deporte y la maternidad

2 Minutos de lectura
deportes

La pequeña Madi acompaña a la jugadora muchas veces a los entrenamientos

© @cabboficial

La llegada de su hija lo cambió todo y no cambió nada. Antonella González, jugadora profesional de baloncesto en Argentina se convirtió en madre hace once meses y si algo tuvo claro es que no dejaría su carrera deportiva de lado y que compaginaría, de la mejor manera posible, su vida laboral y familiar, tal y en su día hiciera su madre, quien ejercía de entrenadora en el mismo equipo en el que ella ahora triunfa, el Club Tomás de Rocamora. Y esta semana hemos podido comprobar que así ha sido.

  

Durante el descanso de un partido oficial de la SuperLiga Femenina de Baloncesto de Argentina, Antonella se retiró a un lado de la pista, cogió a su hija en brazos y comenzó a darla el pecho. La imagen rápidamente se hizo viral, logrando que hasta la propia protagonista reaccionara ante ella. “Me tocaba ser madre antes que deportista. Que todas las madres sientan que se puede” declaraba la baloncestista tras la gran repercusión de la foto.

Mady, que así es como se llama la pequeña, se ha convertido ya en una más del equipo ya que suele acompañar a su madre a los entrenamientos, aunque a veces queda bajo el cuidado de sus abuelas y sus tías para que Antonella pueda saltar a la cancha . También cumple un papel clave Vale, una de sus hermanas que trabaja en la comunicación del club y muchas veces cuida a Madi mientras su madre se prepara para los partidos.

  

“Mi madre también nos dio la teta en una cancha de baloncesto. Para nosotras es algo natural. Por eso me cuesta entender la dimensión que ha tenido esto. Pero bienvenida sea la circunstancia para visibilizar nuestra condición de madres, para acercarnos al profesionalismo y para tener unas condiciones más igualitarias con respecto a los hombres”, ha declarado la jugadora al periódico El País.

Feliz de su decisión de ser madre y convertida en toda una “malabarista” para llegar a tiempo a todo, Antonella declara en la web Cancha latina. “La decisión de volver a jugar con la llegada de Madi fue tomada en conjunto con el padre de mi hija. La verdad que es una movida importante y necesitaba el apoyo de todos y todas. Tanto de él, como de la familia. Tenía muchas ganas de volver a la actividad y la pandemia me ayudó a poder hacer las dos cosas: pude disfrutar de mi embarazo al máximo, de Madi cuando nació y después volver gradualmente a la actividad. Me costó organizarme un poco con todo, pero es posible si hay apoyo”.