1. home
  2. /En la red

Así sobrevivió un hombre 14 horas a la deriva agarrado a ‘un trozo de basura marina’

El hombre cayó al Océano Pacífico desde un barco sin chaleco salvavidas

2 Minutos de lectura
PHILIPPINES-US-CHINA-MARITIME

Un hombre sobrevive 14 horas a la deriva agarrado a ‘un trozo de basura marina’

© GettyImages

La historia de este náufrago bien podría salir del guion de una película. Vidam Perevertilov es un marinero de nacionalidad lituana que se cayó al mar y estuvo a la deriva durante 14 horas entre Nueva Zelanda y las islas Pitcairn aferrado a un ‘pedazo de basura marina’, según cuenta el hijo de Vidam. Al parecer, el hombre es maquinista del barco Silver Supporter, que navegaba por aquellas aguas del Océano Pacífico, cuando de madrugada, después de terminar su turno en la sala de máquinas, se sintió mareado y acalorado y fue a la cubierta para tomar un poco de aire fresco.

Pero en su estado de agotamiento, se debió de desmayar y se deslizó por la borda a la oscuridad del mar a las 4.00 de la madrugada y sin que ninguno de los tripulantes se diera cuenta, por lo que el barco continuó con su trayectoria. Vidam luchó con todas sus fuerzas por mantenerse a flote, resistiendo varias horas nadando hasta con los primeros rayos de luz del amanecer divisó a lo lejos un punto negro a varios kilómetros y decidió ir hasta allí.

At least 54 dead after Russian fishing vessel sinks
El hombre estuvo 16 horas en el mar a la deriva ©GettyImages

Se encontró con una boya vieja a la deriva, “un trozo de basura marina”, en palabras de su hijo al portal de noticias de noticias ‘Stuff’ de Nueva Zelanda, y se aferró a ella hasta su rescate. Permaneciendo 14 horas a la deriva.

Sus compañeros de tripulación no se dieron cuenta de su ausencia hasta seis horas después y decidieron dar la vuelta al barco. Gracias a varios registros de trabajo, pudieron determinar las coordenadas de la ruta del barco a la hora en la que Vidam terminó su turno. Entonces, se lanzó una operación de rescate coordinado por varias autoridades que incluyó a un avión de la armada francesa.

Mientras, Vidam continuaba aferrándose al objeto pero él estaba deshidratado, con ampollas por el sol y muy cansando, hasta que milagrosamente apareció en el horizonte el barco. “El Silver Supporter estaba ejecutando patrones de búsqueda y uno de los pasajeros dijo que había escuchado un débil grito humano en el lado de estribor del barco”, explicó el hijo.

El carguero se detuvo junto al marinero y le arrojó un salvavidas, luego bajó una escalera y un tripulante lo subió a bordo. Además, su hijo aseguró que cuando lo encontraron “parecía 20 años mayor”.