1. home
  2. /En la red

La misteriosa serie de robos en una isla italiana de la que son sospechosos todos sus habitantes

Sin turistas desde el inicio de la pandemia y apenas sin conexión con la Italia continental, los vecinos se miran con recelo entre sí

2 Minutos de lectura
Italia

Los 400 habitantes de Capraia son sospechosos de la misteriosa serie de robos que se llevan produciendo en la isla desde hace meses

© GettyImages

Los pocos más de 400 habitantes de la isla italiana de Capraia, frente a las costas de la Toscana, se miran entre sí con suspicacia desde hace meses, cuando comenzaron a producirse una serie de robos en casas y comercios que han puesto patas arriba a la población. El motivo, más allá de la incertidumbre generada ante la posibilidad de ser la próxima víctima de los ladrones, es que todos y cada uno de los residentes del islote son sospechosos. Con un transporte comunicado con el resto del país muy limitado y sin turistas desde que comenzó la pandemia, lo único que tienen claro los investigadores es que el autor o autores de los hechos son del pueblo.

La cuestión es que esta localidad es la gallina de los huevos de oro para este tipo de delincuentes, ya que el único banco que había cerró el año pasado, por lo que los residentes de Capraia suelen guardar grandes cantidades de dinero en casa o incluso en sus negocios para evitar trasladarse a la Italia continental. Es lo que le ha ocurrido a Alessandro Santinelli, propietario del estanco en el que se ha producido el robo más reciente y en el que los malhechores han hecho su agosto al llevarse 60.000 euros. “Eran mis ahorros”, explica Santinelli al Corriere de la Sera, a quien le pareció seguro depositarlos en la caja fuerte de su local.

Entre los domicilios asaltados se encuentra el del teniente alcalde, Fabio Mazzei, a quien sustrajeron una importante cantidad de dinero y joyas. “Sucedió en noviembre y acertaron en el día correcto, sabían que iba a visitar Pisa. Conocían muy bien la casa”, detalla. Por eso está convencido de que alguien cercano está implicado en los hechos. “Es muy triste porque tenemos la sensación de tener un ladrón en la familia”, relata Mazze.

Capraia GettyImages
Esta situación está acabando con el sentimiento de comunidad que reinaba en la isla

El problema es que la localidad era (hasta ahora) tan tranquila que ni siquiera cuenta con cámaras de seguridad. Las únicas que había estaban situadas en la plaza del pueblo y llevan bastante tiempo rotas. Para alcaldesa es precisamente la falta de recursos el gran impedimento de la investigación y defiende la labor de los tres oficiales de policía encargados del caso, asegurando que son grandes profesionales que están haciendo todo lo que está a su alcance, pero que carecen de los recursos necesarios para obtener más información.

Así las cosas, todo esto lo que ha hecho es levantar suspicacias entre los propios vecinos de Capraia, que ahora se miran con recelo entre sí. La alcaldesa, Bessi, lamenta que esta situación está acabando con la unión y el sentimiento de comunidad que reinaba en este municipio en el que las puertas de muchas casas ni siquiera contaban con pestillo.

tags: