1. home
  2. /En la red

El conmovedor mensaje de una mujer en la esquela de su marido a los agentes que tanto les han ayudado

El hombre, con alzheimer y obesidad, se caía constantemente, por lo que ella llamaba muy a menudo al 091 para que la Policía les auxiliase

2 Minutos de lectura

Todos los agentes que acudieron a su casa destacan la amabilidad de Maruja

© GettyImages

La vida de Maruja no ha sido fácil en los últimos años. Su único hijo murió hace siete y su marido, Julio, llevaba un año y medio con discapacidad física y con alzheimer. Le cuidaba sola y en más de una ocasión tuvo que llamar al 091 para solicitar ayuda a la Policía Nacional, puesto que el hombre, que pesaba 140 kilos, se tiraba a menudo de la cama o conseguía soltarse de la silla de ruedas y ella no podía levantarlo. “Cada vez que he necesitado de sus servicios han estado ahí para atender a mi marido”, dice Maruja en la esquela de Julio, que falleció el pasado día 4 a los 75 años.

“Me han facilitado todos los medios que hemos necesitado para la atención y trato de la enfermedad de mi marido, ya que yo sola no hubiera podido atenderle”, apunta Maruja en la esquela. “Si no hubiera sido por ellos, no sé qué hubiera sido de él”. El emotivo texto, publicado en ‘Las Provincias’, se ha hecho viral entre los grupos de WhatsApp de la Policía por el enorme cariño con el que habla sobre ellos.

Los agentes, por su parte, agradecen que la mujer que se haya acordado de ellos en estos duros momentos con la pérdida de su esposo. Son muchos los que reconocen haber acudido a su casa en alguna ocasión y todos coinciden en la amabilidad de Maruja, que era extremadamente agradecida y que les pedía siempre disculpas por las molestias. Aunque sea su trabajo, coger un cuerpo tan pesado todas las veces que hiciera falta y hacerlo “con cariño y con paciencia” es de agradecer, según dice la viuda en unas declaraciones recogidas por Nius Diario. “Se merecen un monumento” y por eso decidió mostrarles su gratitud a través de la esquela.

Personas mayores
Maruja no quería llevar a Julio a una residencia y asegura que, de no haber sido por la ayuda de la Policía, habría tenido que hacerlo©GettyImages

Explica que no quería llevar a su marido a una residencia, pero que, de no haber sido por la ayuda recibida por los agentes, habría tenido que acabar haciéndolo. Tras 46 años de matrimonio, ha sido muy duro ver cómo se iba deteriorando, pero asegura que también se reía con algunos de sus comentarios, vertidos con toda la inocencia del mundo, al ver que ella estaba perdiendo peso y comparaba sus piernas con las de una gallina.

También ha habido momentos entrañables en medio de esta difícil enfermedad que es el alzheimer tanto para el paciente como para sus familiares. El gesto más bonito llegó, como si de un regalo se tratase, en un instante de lucidez que tuvo Julio pocos días antes de fallecer, cuando Maruja le preguntó si sabía quién era ella: “La mujer que más quiero”.