1. home
  2. /En la red

Siete meses en barco: así huyen esta pareja y sus hijas de la pandemia del coronavirus

La familia Bosze abandonó su país natal, Hungría, el pasado mes de julio y desde entonces están recorriendo el mundo

2 Minutos de lectura
Llevan siete meses navegando

Domonkos y Anna Bosze tenían planeada esta larga travesía desde hace algún tiempo y el coronavirus lo aceleró todo

© GettyImages

Domonkos y Anna Bosze son grandes aficionados a la navegación, algo que llevan practicando desde hace más de diez años. En sus planes a medio o largo plazo entraba una aventura que consistía en embarcar a toda la familia para recorrer el mundo en su velero, pero el coronavirus aceleró sus intenciones: llevan siete meses en el mar. Una cuarentena de lo más llamativa.

La familia Bosze es de Hungría, pero no pisan su país natal desde el pasado mes de junio. Fue entonces cuando el matrimonio y sus hijas (de 6 y 8 años) dieron inicio a una travesía en barco para esquivar la pandemia del COVID-19, no dejar de viajar y disfrutar de una de las aficiones que tienen en común, el mar, a bordo de su barco bautizado con el nombre de ‘Teatime’.

A lo largo de los últimos siete meses han recorrido las costas europeas de países como Croacia, Italia o España, pero también han llegado a Cabo Verde y Martinica, donde pasaron la Navidad. Su actual ubicación es la isla caribeña de San Martín. Hasta el momento solo se han encontrado con dos problemas: una tormenta de seis horas en el Atlántico y desembarcar. Algunos países a los que llegan les exigen realizarse alguna prueba para determinar si tienen coronavirus y otros les exigen un periodo de cuarentena. En Martinica, por ejemplo, bastó con probar que llevaban 16 días, como mínimo, navegando después de haber pisado tierra firme por última vez.

Llevan siete meses navegando
Domonkos teletrabaja desde el barco y sus hijas, de 6 y 8 años, reciben clases a distancia ©GettyImages

La vida a bordo

Sin embargo, los Bosze no viven unas vacaciones indefinidas. Domonkos ha habilitado una parte del barco para convertirla en su pequeña oficina, desde donde teletrabaja ya que se dedica a al mundo de las tecnologías de la información: “Es una experiencia fantástica poder pasar mucho más tiempo con mis hijas, en lugar de llegar tarde a casa del trabajo totalmente agotado”.

Las niñas, por su parte, han recibido clases a distancia, aunque sus padres barajan la posibilidad de matricularlas temporalmente en los colegios de los países que están visitando con el objetivo de conocer diferentes culturas.

Llevan siete meses navegando
A bordo llevan provisiones para pasar un mes sin atracar en ningún puerto, pero también practican la pesca ©GettyImages

La vida en el ‘Teatime’ pasa sin prisas: tienen provisiones para sobrevivir un mes sin atracar en ningún puerto y, además, pescan su propio atún, doradas… La ruta que siguen es completamente flexible ya que la define el clima: las temporadas de huracanes y ciclones establecen los límites para navegar en cada región.

Su próxima parada será Panamá y, por ahora, sus planes pasan por seguir navegando por el Pacífico durante 2021 y 2022. Y es que esta particular cuarentena podría llegar a durar entre cinco y seis años para poder cumplir su deseo de conocer el Pacífico Sur y en el océano Índico.