1. home
  2. /En la red

Encuentran ‘sano y salvo’ a un hombre tras 18 días perdido en la selva australiana

Robert Weber consiguió sobrevivir alimentándose a base de setas y bebiendo agua de presa

1 Minuto de lectura
Queensland

Se perdió al intentar atajar para evitar el tráfico

© GettyImages

El caso de este australiano es el auténtico argumento de una aventura con final feliz. Robert Weber, de 58 años de edad, ha conseguido sobrevivir tras pasar 18 días perdido en plena selva australiana, donde ha sobrevivido alimentándose a base de setas y bebiendo agua de presa.

Weber había sido visto por última vez junto a su perro mientras salía de un hotel de la localidad de Kilkivan, Queensland, el pasado 6 de enero, después se le perdió la pista y no se supo nada más de él hasta el pasado domingo cuando, por fin, dieron con su paradero, en la profundidades de la selva.

  
 

Las autoridades le habían estado buscando desde el día de su desaparición por los densos matorrales, los ríos, presas y los lugares más escarpados de la zona, pero, tras no encontrar ninguna pista durante siete días de rastreo, decidieron suspender la búsqueda. Sin embargo, la suerte se alió con el protagonista de esta historia y cuando todo hacía prever el fatal de los finales los propietarios de la zona y la brigada policial australiana de Queensland dieron con él sano y salvo.

Weber se encontraba en perfecto estado de salud y tan solo presentaba leves heridas superficiales causadas por la maleza y por tener que haber dormido en el suelo durante su desaparición, por lo que fue llevado inmediatamente al hospital más cercano para realizarle un chequeo completo.

Antes de conocer lo sucedido de boca del propio Weber, la policía barajaba la teoría de que Weber se habría quedado atrapado con su coche en el fango en medio de una carretera y que tras pasar varios días en su vehículo decidió adentrarse en la selva en busca de víveres para lograr sobrevivir. Una teoría que se asemeja mucho a la relatada por el desaparecido que relato a los agentes que se desorientó por completo al intentar atajar con su vehículo por una zona desconocida para evitar el tráfico de la carretera. Allí se quedo junto a su perro, del que no hay ni rastro, hasta que se quedó sin agua y decidió buscar una presa. Ante la imposibilidad de volver de nuevo a su coche, Weber decidió quedarse allí, en el mismo punto en el que finalmente fue localizado.

tags: