1. home
  2. /En la red

La triste historia de Ina, la osa que vive ‘atrapada’ en una jaula imaginaria tras 20 años en cautiverio

En un vídeo, se ve al animal caminando en círculos creyendo que todavía está encerrado

1 Minuto de lectura
La triste historia de Ina, la osa que vive ‘atrapada’ en una jaula imaginaria tras 20 años en cautiverio

La osa que vive ‘atrapada’ en una jaula imaginaria tras 20 años en cautiverio

© Libearty Sanctuary

En las redes sociales se ha hecho viral estos días el vídeo de un oso que camina en círculos. Una imagen que puede pasar inadvertida, pero que esconde una triste historia. Se llama Ina y es una osa que ha estado marcada por el trauma después de vivir 20 años en cautiverio en un zoológico de Piatra Neamt, Rumanía. Durante el tiempo que estuvo encerrada, compartió una jaula muy pequeña con su hermana Anca. Además, tan solo contaban con una guarida y una piscina.

Por lo tanto, el animal pasó dos décadas viviendo en un espacio reducido en proporción a su tamaño y que encima tuvo que compartir. Ahora, su historia ha emocionado a las redes sociales después de que el Santuario Liberty, donde ahora se encuentra Ina a salvo, compartiera un vídeo de ella.

La osa está “atrapada” en una jaula imaginaria en la que todavía sigue dando vueltas, a pesar de tener un mayor espacio y libertad para desplazarse. De hecho, cuenta con una parcela con árboles, su propia piscina y una guarida para resguardarse.

“Después de 20 años de cautiverio, Ina todavía está atrapada en su jaula imaginaria. Siempre que vayas a visitar un zoológico con jaulas diminutas o un circo donde actúan los osos, recuerda esto”, publicaron en Twitter junto al vídeo.

Por su parte, la Asociación “Millones de Amigos”, quienes han denunciado durante años la dura situación que vivía la osa y que con el apoyo de la Guardia Nacional Ambiental pudieron rescatar y llevar al santuario, calificaron esta imagen como la “del trauma que a veces nunca se cura y nunca se olvida”.

Los expertos han apuntado que Ina aún necesitará un tiempo hasta que consiga adaptarse completamente y aprenda a vivir fuera de esa jaula imaginaria.