1. home
  2. /En la red

La aventura de Rholo, el ejemplar de Alaskan Malamute que ha logrado sobrevivir 21 días perdido en la montaña

Con diez kilos menos de peso y algunas heridas en el hocico, el perro fue rescatado por un grupo de cinco montañeros

1 Minuto de lectura
perro perdido

Los aullidos del animal pusieron en alerta a sus rescatadores

© neeko_chanxx

Fue el pasado 20 diciembre en Sierra Espuña, Murcia, cuando se perdió el rastro de Rholo, un ejemplar de Alaskan Malamute que había salido a realizar una caminata junto a sus dueños. A pesar de que día tras día salieron en su búsqueda, no lograron dar con él y las esperanzas de encontrarlo con vida fueron disminuyendo. Sin embargo, como en toda buena aventura que se precie siempre hay un héroe o héroes, y en esta caso también lo ha habido. Francisco, un gran aficionado a la montaña, decidió salir con su cuadrilla para contemplar el paisaje de la sierra nevado, pero antes de iniciar la excursión su hija le contó que había leído en las redes sociales que un perro se había perdido por la zona que él iba a visitar, por si acaso, había suerte y lograba dar con él. Y así fue.

Landscape of the Espuña Mountains. Murcia.
El perro se encontraba en una zona de difícil acceso de la sierra de Espuña, conocida como Patio de Armas y la que tras el paso de Filomena se encontraba completamente nevada ©GettyImages

A pesar de lo complicado de la misión, Francisco y sus amigos decidieron ir “ladrando” parte del trayecto, por si acaso la mascota se encontraba cerca y pudiera oírlos. Y claro que los oyó y no solo eso sino que Rholo les contestó aullando, por lo que decidieron seguir su pista hasta que después de algo más de una hora y media, acabaron dando con él.

Rholo se encontraba subido a una enorme piedra resbaladiza de difícil acceso y de la que le era casi imposible bajar, sin embargo, tras un buen rato llamándolo, el animal ayudado por los montañeros acabó abandonando la roca para reunirse con sus rescatadores. Estaba completamente agotado y apenas tenía fuerzas para caminar. Había perdido 10 kilos durante estos largos 21 días, pero su increíble fortaleza le hizo sobrevivir y ya se encuentra recuperando el peso perdido, pero también las muchas caricias que sus dueños no le pudieron dar.