1. home
  2. /En la red

En una isla remota, sin luz ni agua corriente: así vive esta pareja que consiguió esquivar la pandemia del coronavirus

Sarah y Luke se mudaron a Owey Island justo una semana antes del confinamiento de marzo

2 Minutos de lectura
Stocker Strand beach, in the vicinity of Portsalon

Imagen de archivo de la Playa Stocker Strand, Portsalon, cerca de Owen Island

© GettyImages

La pandemia del coronavirus se ha expandido por todo el mundo. Sin embargo, hay algunos países que son la excepción. Normalmente se tratan de islas remotas, poco habitadas o que al poco tiempo de que empezaran los contagios en otros países, decidieron cortar completamente las comunicaciones vía aérea o terrestre para que no llegara el virus. Sarah y Luke Flanagan son uno de esos afortunados que no han tenido que hacer frente al coronavirus.

Esta joven pareja se mudó justo a la remota Owey Island, frente a la costa de Donegal, en Irlanda, una semana antes de que se declarara el confinamiento domiciliario. “Llegamos a la isla alrededor del 14 de marzo, literalmente una semana antes del cierre, y hasta ahora nos hemos perdido toda la locura de Covid”, cuenta Sarah al periódico “Yorkshire Evening Post”. Además, relata que cuando habla con su madre, considera increíble lo que está pasando, “es como si viviéramos en mundos diferentes”.

Owey Island, Ireland In 2004 -
Imagen de archivo de la remota isla de Owey en Irlanda©GettyImages

Pero aunque para muchos esto pueda parecer un lugar de ensueño, para otros no tanto. Ya que la isla no cuenta con todas las facilidades que se encontrarían en otros lugares. No tienen agua corriente, luz ni gas. Viven en una pequeña cabaña con fuego de carbón que almacenan durante el verano, usan el agua de la lluvia que recolectan en un tanque, cocinan con botellas de gas que tiene almacenadas y utilizan la energía que les aportan los paneles solares conectados a su coche para cargar los teléfonos. A la hora de lavar su ropa, tampoco es tarea fácil: tienen que hervir una tetera que llenan con el agua de la lluvia.

Pese a estas carencias, ellos aseguran estar muy contentos con el estilo de vida que llevan.

UN CAMBIO DE 360º EN SUS VIDAS

Luke y Sarah tomaron la decisión de mudarse a este lugar hace ya un año cuando vieron un anuncio en internet en el que se buscaban inquilinos para vivir durante todo el año. De normal mucha gente suele desplazarse aquí para pasar el verano, pero no el invierno.

La pareja ya se había mudado anteriormente desde Leeds hasta Escocia, donde permanecieron durante dos años. Luke trabajaba por su cuenta y Sarah justo acababa de terminar un trabajo, por lo que mudarse aquí fue algo fácil. “Queríamos ver si podíamos hacerlo y ver si podíamos manejarlo y, de hecho, nos las hemos arreglado para perdernos todo lo que ha sucedido con Covid, así que no podríamos haberlo cronometrado mejor”.

Junto a sus dos perros emprendieron esta aventura de vivir solos en Owen Island, y aunque no tienen wifi, sí tienen acceso a 4G. Además, después de abastecerse con todo lo necesario durante el verano para hacer frente a estos meses de invierno, pueden pescar todo lo que quieren, han comprado gallinas y cultivan sus propias verduras.