1. home
  2. /En la red

Este hombre se gana la vida con el trabajo soñado por muchos: le pagan por no hacer nada

Abandonó su trabajo y puso en marcha su negocio ‘Mr Rental’ por el que la gente puede alquilarle para que coma, beba y holgazanee

2 Minutos de lectura
Sólo come, bebe y hace el vago

La gente sólo debe abonar el transporte, la comida y la bebida, pero muchos insisten en pagar más por su tiempo

© GettyImages

Para muchos, el trabajo soñado consiste en no hacer nada y, a cambio, recibir una retribución económica. Una teoría que suena muy bien, pero que parece imposible llevar a la práctica. Decimos “parece” porque existe un hombre que ha logrado ese objetivo que tantos anhelan y no se trata de algo efímero: está teniendo un éxito que nadie se explica.

El protagonista de esta historia se llama Shoji Morimoto y para encontrarlo hay que dirigirse hasta Japón. Cuando terminó su etapa escolar prosiguió con su formación educativa en la Universidad de Osaka, uno de los centros más grandes y prestigiosos del país del sol naciente. Encaminó sus pasos hacia la Física y cuanto terminó logró un trabajo en una editorial.

Tres años después dejó aquel empleo y la razón se encontraba en uno de los nombres más importantes de la filosofía occidental: Friedrich Nietzsche. Leer su obra cambió totalmente su forma de ver la vida: fue en ese momento cuando se dio cuenta que aquella no era la carrera que quería seguir y montó su propio negocio. Efectivamente: no hacer nada.

Comer, beber y hacer el vago

Todo empezó con una cuenta de Twitter bautizada como Mr. Rental en la que Shoji Morimoto se ofrece para ser alquilado a cualquier persona. Eso sí, deja claro que sólo puede hacer tres cosas: comer, beber y hacer el vago. En un principio sus clientes solo tenían que abonar el transporte al destino que elija y cualquier alimento o bebida que consuma… pero la mayoría insiste en pagarle más dinero por su tiempo.

Televisiones y revistas

Aunque parezca increíble, esta particular idea se hizo viral y le ha convertido en toda una celebridad ya que en poco tiempo empezó a hacerse cada vez más popular en las redes sociales aumentando, así, las solicitudes para contratar sus servicios. La fama le abrió las puertas de cadenas de televisión y de diferentes publicaciones impresas que le pagan por no hacer nada más allá de las funciones antes mencionadas.

Shoji Morimoto comparte su día a día en las cuentas que tiene en diferentes redes sociales y es en estas plataformas donde cuenta algunas de las experiencias que ha tenido que realizar más allá de comer o beber como, por ejemplo, ir a una boda, acompañar a una mujer a firmar los papeles de su divorcio o escuchar durante tres horas a un hombre que tenía como pasatiempo visitar hoteles de cinco estrellas.