1. home
  2. /En la red

Desde el ‘calvo’ hasta Justino pasando por el bar de Antonio: así nos ha emocionado el anuncio de la Lotería

La primera campaña apareció en los televisores en el año 1998 y desde entonces se ha convertido en la encargada de anticipar estas fechas

2 Minutos de lectura
Protagonizó el anuncio de la Lotería de 2015

Justino protagonizó el anuncio de la Lotería de 2015, el más premiado de la historia

© Lotería y Apuestas del Estado

La Navidad no sería lo mismo sin alguno de sus eventos más característicos como el Sorteo de Lotería… y sus anuncios. Éstos se han convertido en los encargados de informar a los espectadores que las fiestas más familiares están a punto de llegar. Algunos años lo han hecho conmoviendo a los españoles y otros dibujándoles una sonrisa en el rostro. Repasamos los anuncios más emotivos de la Lotería.

1998-2005: “Que la suerte te acompañe”

El primer anuncio de la Lotería estaba protagonizado por Clive Arrindel, un actor que acabó convirtiéndose en el ‘calvo’ del sorteo. Tal fue la conexión que llegó a firmar una cláusula de exclusividad que le prohibía participar en cualquier proyecto audiovisual.

Clive pasó a ser uno más de los personajes más entrañables de la Navidad de los españoles, algo que consiguió repartiendo suerte acompañado por la banda sonora de ‘Doctor Zhivago’. El spot estaba rodado en blanco y negro: a lo largo de ocho temporadas recorrió ciudades y pueblos de la mano de la magia, que le ayudaba a lograr su objetivo. El último anuncio del espíritu de la suerte fue el de 2005: una historia contemporánea y en color.

2011: La fábrica de sueños

La capital de Letonia, Riga, fue el escenario elegido para dar vida a La fábrica de los sueños. Los protagonistas de esta campaña fueron los niños de San Ildefonso que recorrían un ambiente medieval propio de los cuentos mágicos. Los pequeños guardaban los sueños de la gente en pompas de jabón mágicas que, posteriormente, llevaban a la factoría donde el ‘Registro de sueños’ elegía las bolas ganadoras.

2014: “El mayor premio es compartirlo”

Seguro que muchos españoles se identificaron con Antonio, aquel hombre que se resistía a ir a su bar de cabecera. ¿La razón? El Gordo había tocado ahí, pero él no había comprado ningún décimo. En la historia dirigida por Santiago Zannou, su mujer acaba convenciéndole y cuando baja pide un café a Manuel, el dueño. Éste le cobra pidiéndole 21 euros, un precio inusual. Cuando el cliente le pregunta por qué le pide semejante cantidad, recibe un sobre: el café seguía costando un euro, pero los veinte restantes correspondían al décimo que le había guardado,

2015: Justino y la fábrica de maniquíes

Justino protagonizó un anuncio con una estética rompedora ya que se apostó por la animación. Este vigilante de seguridad trabajaba de noche en una fábrica de maniquíes y durante su jornada se dedicaba a colocar las figuras para sorprender a todos los trabajadores; incluso crea un enorme árbol de Navidad para felicitarles las fiestas. La suerte sonríe a la empresa haciendo que el mayor premio les toque y sorprendiendo a Justino, que al llegar al trabajo se encuentra con un décimo ganador y a toda la plantilla lista para celebrarlo con él.

Producido por la agencia Leo Burnett, en su página recuerdan que es el spot más premiado de la historia.